Cobrar por poner mantel, servir hielo o ir al baño: los abusos más disparatados en bares y restaurantes

FACUA ofrece una lista con 32 irregularidades que pueden sufrir los usuarios en locales de hostelería en el libro 'Timocracia'

0

Por FACUA

Cobrar por poner mantel en la mesa en concepto de “servicio de lavandería” es el último y más disparatado abuso detectado por FACUA-Consumidores en Acción en bares y restaurantes. 1,75 euros por comensal es lo que cobraron en un establecimiento a dos clientes, según ha denunciado un usuario a través de Twitter“Se trata de una práctica tan ilegal y absurda como que cobraran un extra por limpiar la mesa, por que los vasos no estuviesen sucios o por el afilado de los cuchillos”, advierte el portavoz de la asociación, Rubén Sánchez.

“Lamentablemente, en el sector de la hostelería hay establecimientos que cometen una larga lista de abusos ante los que los usuarios deben estar en guardia, denunciar y, por supuesto, negarse a abonar conceptos que supongan una vulneración de la legislación”, señala Sánchez, que recopiló 32 de ellos en un capítulo de su libro Timocracia, editado por FACUA y su Fundación. Disponible por entregas en Timocracia.com, en él destapa “300 trampas con las que empresas y gobierno nos toman el pelo a los consumidores”.

Cobrar un extra cuando se pide hielo para un refresco, incluir los cubiertos en la factura o exigir el pago de un donativo para la limpieza de los baños son otros de los abusos más surrealistas denunciados por FACUA. Junto a ellos, otros mucho más habituales, como no incluir las bebidas en la carta para cobrar precios desproporcionados por ellas o indicar que la carne, el pescado y el marisco tienen “precios según mercado”, sin aclarar cuáles son.

Y todavía hoy hay bares y restaurantes cuyas listas de precios indican que no está incluido el IVA, “una práctica expresamente prohibida por la normativa de defensa de los consumidores, que obliga a indicar siempre precios finales, incluidos impuestos, sin que los usuarios tengan que realizar ninguna operación matemática para averiguarlos”, recuerda el portavoz de FACUA.

En cuanto a los suplementos por servir en mesa en los establecimientos donde también se puede beber y comer en la barra, “son legales, pero siempre que la carta desglose los precios de cada producto en función de donde se sirvan”, señala Sánchez“Lo que no está permitido es limitarse a indicar que hay que pagar un tanto por ciento más”.

Junto a los abusos relacionados con los precios, FACUA también advierte de los platos trampa, consistentes en ofrecer un tipo de carne o pescado y servir otra especie, más barata: lenguado que en realidad son acedías, calamar que no es más que pota o carne de buey que es de vaca. Igualmente, son muchos los casos en que las cartas muestran fotografías de los platos que no tienen nada que ver con la realidad, algo que ocurre especialmente en algunas grandes cadenas de establecimientos.

Artículo anteriorEl incesto, un delito oculto
Artículo siguienteBruselas abre una investigación sobre la compra de Monsanto por parte de Bayer
mm
FACUA-Consumidores en Acción es una organización no gubernamental, sin ánimo de lucro, dedicada desde sus orígenes, en 1981, a la defensa de los derechos de los consumidores. Independiente de gobiernos, partidos políticos, confesiones religiosas e intereses empresariales, FACUA tiene un carácter marcadamente progresista, democrático, plural y participativo. Somos hombres y mujeres comprometidos que reivindicamos mejoras en la regulación y el control del mercado, la calidad, etiquetado y publicidad de los productos y servicios. Cuestionamos el actual modelo de sociedad de consumo, sustentado en el fomento del acaparamiento y ostentación de productos de forma irracional y despilfarradora, la explotación de los países pobres y el agotamiento de los recursos naturales del planeta. Nuestra organización está presente en todo el territorio nacional a través de asociaciones y delegaciones territoriales, varias decenas de miles de socios y cientos de voluntarios. Los órganos de gobierno y áreas de trabajo de FACUA están compuestos por mujeres y hombres que combinan veteranía y juventud. Veteranos que, en muchos casos, sufrieron la represión del franquismo al jugar un activo papel en la defensa de las libertades y la democracia en las diferentes etapas de la dictadura. Y jóvenes que han visto en nuestro movimiento consumerista la forma de contribuir a mejorar la sociedad.

Deja un comentario