Javier F. Ferrero


La coordinadora Estatal para la Defensa de las Pensiones Públicas (COESPE), ha pedido a los grupos parlamentarios españoles que se pronuncien públicamente sobre cual va a ser su voto en el Parlamento Europeo sobre el producto paneuropeo de pensiones individuales (PePP, por sus siglas en inglés).

Lo ha hecho a través de la red social Twitter con una publicación en la que a los grupos parlamentarios de PP, PSOE, Ciudadanos, Podemos, Esquerra Republicana, En Marea, En Comú Podem, PNV, Bildu, Compromís y Coalición Canaria; que muestren públicamente su intención de voto.

El Parlamento Europeo votará el jueves 4 de abril a a favor del Reglamento que pondrá en marcha el PePP, una iniciativa de calado que ha pasado bastante desapercibida debido, en parte, a que se ha negociado directamente entre el Parlamento, la Comisión y el Consejo. La falta de transparencia en la negociación resulta especialmente llamativa ya que se trata de una cuestión tan sensible como es el futuro de las pensiones públicas.

Victoria Portas, miembro de COESPE, en declaraciones a este medio ha definido el PePP como «un plan de pensiones privado que va a gestionar la banca y las aseguradoras.»

Teóricamente, se trata de una norma para regular los planes de pensiones privados con el fin de mitigar las repercusiones de unas pensiones más bajas en los regímenes públicos. Esto nos da a entender que el producto no va a reforzar y consolidar los sistemas públicos de pensiones, sino por el contrario, a colocar una red de seguridad, para el que pueda costeársela, para una caída en las futuras pensiones públicas.

Portas ha destacado uno de los principales problemas que se encontrarán los usuarios de este producto: «La posibilidad de rescate va a ser limitada o casi nula hasta que tengan la edad de jubilación. El PePP está sujeto a comisiones, por lo que si se puede rescatar algo, no va a ser lo mismo que ya se aporto. En el propio documento de regulación del PePP se reconoce que el dinero podrá ser invertido según los intereses del banco, de la aseguradora, en cinco tipos de productos diferentes, de los cuales solo uno garantizaría el capital aportado (menos comisiones). Los otros cuatro son inversiones de tipo variable y de alto riesgo, lo que supone que cuando quiera rescatarse, no sea posible»

«El propio reglamento del PePP reconoce que su implantación en todos los estados miembros puede suponer recaudación de ahorro de 1’2 millones de euros al año. Si el problema de nuestro sistema público de pensiones es que no tiene ingresos, y la Unión Europea reconoce que la implantación del PePP supondría la recaudación de 1,2 millones de euros al año, la pregunta que todos deberíamos hacernos es por qué ese dinero no va a las arcas públicas», incide la miembro de COESPE, experta en Seguridad Social.

Victoria Portas, experta en Seguridad Social y miembro de COESPE

La burocracia de la UE prevé con este nuevo producto que continuarán los recortes del sistema público. Todo el acento del reglamento se pone en la consolidación del mercado europeo de capitales ya que se trata de una iniciativa para atraer más recursos a la especulación financiera, que necesita constantemente dinero fresco para que los precios de acciones, obligaciones o derivados no caigan.

Las pensiones individuales y el PePP no son más que una excusa para seguir saqueando lo público a favor de la especulación.

«Pretenden que la clase trabajadora seamos los esclavos del siglo XXI y enriquecer el capitalismo a nuestra costa. Ante esto solo podemos decir: !Basta ya¡», sentencia Victoria Portas.