Joan Jordi Abentín

En 2015 Ada Colau hacía que Xavier Trias, el alcalde de la burguesía se fuera. En 2019, acepta los votos de Manuel Valls en Barcelona para ser alcaldesa. La misma burguesía. ¿Y alguien se cree que sea de gratis?

Hay que ser coherentes en esta vida y no caer en los personalismos del «todo lo que hace la líder esta bien». Tenemos que tener conciencia y cabeza fría dejando de lado los insultos de uno y las falacias ad Hominem del otro. Toca ponernos a pensar si aceptar estos votos liberales de Valls nos da ventajas a las clases trabajadoras. Y la verdad, creo que no. En su momento critiqué mucho a ERC por su camino junto la derecha catalana. Hoy tengo que decir lo mismo de los Comuns y su camino junto a Valls.

Nos dicen que «Ada Alcaldesa» y se quedan tan «panchos» pero veo que nadie piensa en la complejidad de la ciudad de Barcelona y tampoco en como estas «políticas sociales» que pretenden hacer se puedan llevar a cabo con la necesidad continua de concejales subvencionados por millonarios. Y yo les pregunto: ¿No os duele? ¿No os duele que toda la derecha y la gente de los sectores más reaccionarios de esta os esté felicitando? ¿Donde está el progresismo? ¿Dónde está la voluntad de cambiar cosas? ¿Dónde está la palabrería que continuamente sale en la televisión? Sencillamente no existe. Y eso pasa porqué se ve, que cuando se toca poder, uno (en este caso, una) se olvida de los orígenes.

Ada Colau será alcaldesa gracias al que expulsaba gitanos en Francia, gracias al que está en el partido que vota políticas neoliberales y gracias al que va a los pueblos a buscar confrontación (entre otras). ¿No se os cae la cara de vergüenza? ¿Y como se puede defender eso? Es que si siguiera ahí no sabría donde meterme… Y si alguien quiere debatir en este articulo que lo haga, pero sin argumentos vacíos. Si queréis que os diga la verdad, no le veo ni un punto positivo de deber «algo» a Valls.

Además, otro punto importante es el tema de los resultados. Barcelona en Comú no ganó las elecciones, la lista más votada fue la de Ernest Maragall. Y lo sé, un sistema parlamentario va por mayorías. Pero lo que veo hoy, y des de mi punto de vista, es un no saber perder. En 2015, un señor que no puedo ni ver, renunció a buscar pactos forzados ya que no fue la lista más votada. Y me pareció un buen gesto. Hoy los Comuns entran al gobierno, y demuestran la deriva personalista que ya hace unos años que llevan. Ahora puede quedar muy bonito, los carteles y los twits. Pero en 4 años, si se va la «líder», ¿quien seran los Comuns? ¿Qué situación habrá en 2023 después de una legislatura donde necesitaras a Valls para aprobar todo?

Acabo con otra curiosidad. He visto comentarios y de muchos tipos pero voy a destacar uno que decía que se iba a combatir contra «las políticas regresivas de Torra y Aragonés» gracias al pacto. Queda muy bonito en un twit pero queda fatal si en Tarragona y en Lleida apoyas el partido que está en ese gobierno y que tu dices combatir.

Hoy tenía un examen y he tenido que estudiar a uno que decía que la política y en la democracia en sí, lo que hacen los gobiernos es buscar la forma de subsistir en el poder y que estos que harán todo lo posible para convencer a los votantes adaptándose a los ciudadanos para así ganar votos. Estos días y meses hemos visto que para ganar el poder, Ada Colau con quien se tendrá que adaptar, es con Manuel Valls.

En 2015 esperanza, en 2019 decepción

2 Comentarios

  1. pero es que lo d Valls SI es gratis , por mero anti-nacionalismo catalan,

    otra cosa es qe algunos de ECPodems no le voten mas a Colau, cosa que dudo.

    Valls tbn gana votos para el futuro.

    ¿ ya acso erc no es burguesia? siempre ha estado apoyando al CIU !

    la situacion es dificil, es elegir el mal menor

Deja un comentario