El Parlamento Europeo, si no lo evitamos, votará el día 4 de abril por la mañana a favor del Reglamento que pondrá en marcha Plan Europeo de Pensiones Individuales PePP, en sus siglas en Ingles. Así, una Institución que debería actuar de freno a una construcción de Europa, dominada por los lobbis y por las ansias de poder de los burócratas de la Comisión Europea, pondrá el finiquito al pacto social no escrito, pero aún vigente, entre la oligarquía dominante y las clases populares, un pacto que durante décadas ha mantenido a esa vieja Europa libre de grandes guerras, y que ha servido para crear el llamado Estado del Bienestar, de libertades y servicios para sus ciudadanos/as.

La Segunda Guerra Mundial, que produjo la escalofriante cifra de unos 70 millones de muertes, dio origen a ese pacto de no agresión entre burguesía y trabajadores, pero ese pacto de no agresión, o de cesión de unos pocos que lo tenían todo, para que la mayoría pudiéramos disfrutar de más derechos y bienestar, se empezó a tambalear con la ruptura de la Unión Soviética, y la caída del muro de Berlín.

Ahora, los diputados y diputadas del Parlamento Europeo, tienen en sus manos el futuro de esta Europa en la que habitan 508’5 millones de habitantes, tienen la posibilidad de mantener y tratar de enmendar las políticas neo-liberales de la Comisión y los burócratas, o de recorrer el camino hacia atrás, a épocas de la que estamos seguros que los ciudadanos/as de bien no quieren volver.

Esta Coordinadora se opondrá con todas sus fuerzas a que ese PePP se apruebe,y a que con él se inicie el desmantelamiento de los Sistemas Públicos de Pensiones, auténticas columnas de sujeción de ese Estado de Bienestar que hemos venido disfrutando.