Miles de colombianos han salido este jueves a las calles de todo el país para expresar su descontento con la gestión de Iván Duque. En la calle había cierto aroma de miedo previo a las protestas tras los registros policiales a colectivos de artistas y a medios de comunicación, además de la presencia de soldados en las calles de Bogotá.

Sin embargo, los colombianos querían que se escuchase su voz por encima de todo y el ambiente pacifista ha marcado las movilizaciones. Solo hubo algunos incidentes que se han concentrado en Bogotá y en la ciudad de Cali, donde se ha decretado el toque de queda a partir de las 19.00 horas. Las autoridades han informado que aquí al menos siete policías y un estudiante han resultado heridos, ninguno de gravedad. En todo el país, la cifra de lesionados asciende a 37.

Desde antes de las nueve de la mañana, varios grupos se fueron reuniendo en distintos lugares para marchar luego hacia la plaza de Bolívar, el corazón de la capital colombiana. A las cuatro de la tarde, cuando la manifestación llegaba a su fin, un grupo ha tratado de tomar la alcaldía de la ciudad y ha sido dispersada con gases lacrimógenos que han inundado la plaza de Bolívar.

El Gobierno ha informado que las protestas reunieron a 207.000 personas en todo el país, aunque el líder de uno de los sindicatos convocantes califica esas cifras como «absolutamente ridículas». «Tenemos reporte de movilización en 1.100 municipios de Colombia. Solo en las principales ciudades se reunieron dos millones de personas. Ha sido espectacular», aseguró Diógenes Orjuela de la Central Unitaria de Trabajadores.

En todas las ciudades se repitieron imágenes de manifestantes que lograron expulsar a encapuchados que querían generar disturbios. En algunos casos, como en Bogotá, los sacaron al grito de “sin violencia”.

Vídeo Recomendado:

Deja un comentario