Hoy comienza en Ginebra, Suiza, un encuentro mundial para transformar la manera en la que el mundo responde ante las situaciones de las personas refugiadas.

El primer Foro Mundial sobre los Refugiados reunirá durante tres días a personas refugiadas, jefes de Estado y de gobierno, responsables de agencias de la ONU, instituciones internacionales, organizaciones del ámbito del desarrollo, empresas y representantes de la sociedad civil, entre otros, en el Palacio de las Naciones, sede de la Oficina de las Naciones Unidas en Ginebra.

El Foro es organizado conjuntamente por ACNUR y Suiza, así como por Alemania, Costa Rica, Etiopía, Pakistán y Turquía en calidad de co-convocantes. El objetivo del encuentro es lograr nuevos enfoques y compromisos a largo plazo por parte de diversos actores para ayudar a las personas refugiadas y a las comunidades que les acogen. Más de 70 millones de personas en el mundo se han visto forzadas a desplazarse a causa de la guerra, los conflictos y la persecución. Más de 25 millones de ellas son personas refugiadas que han cruzado fronteras internacionales y no pueden retornar a sus hogares.

América Latina también está viendo niveles históricos de desplazamiento forzado debido a diferentes crisis en la región. A finales de 2018, tres de cada diez solicitantes de asilo en todo el mundo procedían de tres países latinoamericanos: Venezuela, El Salvador y Honduras.

El Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados, Filippo Grandi, se encuentra con un grupo de personas refugiadas en el primer Foro Mundial sobre los Refugiados, en Ginebra. © ACNUR/Andrew McConnell

“Estamos saliendo de una década marcada por los desplazamientos, en la que se ha disparado el número de personas refugiadas”, explica el Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados, Filippo Grandi.

“Esta semana, durante el primer Foro Mundial sobre los Refugiados, debemos concentrar todos nuestros esfuerzos de cara a la próxima década en construir sobre lo que hemos aprendido y en comprometernos con acciones concretas para apoyar a los refugiados, así como a los países y comunidades que los acogen. Este Foro es una oportunidad para mostrar y reafirmar nuestro compromiso colectivo con el Pacto Mundial sobre los Refugiados en línea con el espíritu de los Objetivos de Desarrollo Sostenible de no dejar a nadie atrás”.

El Pacto Mundial sobre los Refugiados prepara el camino para que todos participemos y asumamos nuestras responsabilidades, incluyendo a los gobiernos a todos los niveles, al sector privado, a las agencias de desarrollo e instituciones financieras, a la sociedad civil, a los grupos religiosos y a las propias personas refugiadas.

Se espera que entre las contribuciones que se realicen durante el foro se incluya ayuda financiera, técnica y material, así como cambios normativos y políticos para favorecer una mejor integración social de los refugiados, y soluciones que incluyan más plazas de reasentamiento y el retorno seguro para las personas refugiadas.

“Necesitamos más ayuda de este tipo”, declaró Joelle Hangi, de la República Democrática del Congo, y una de las personas refugiadas copatrocinadoras del Foro. “Ya existen muchos ejemplos de cooperación, pero dado el aumento del número de personas refugiadas, necesitamos que nos apoyen más personas, más gobiernos y empresas, y que las comunidades compartan la responsabilidad de ayudar a las personas refugiadas. Así es como recuperaremos nuestra libertad e independencia y podremos recompensar a quienes estuvieron ahí para ayudarnos”.

Estos tres días de debates, eventos especiales y diálogos de alto nivel en Ginebra se centrarán en seis áreas claves: medidas para la distribución de la carga y la responsabilidad; educación; empleo y medios de vida; energía e infraestructuras; soluciones; y capacidad de protección. Habrá numerosos espacios y oportunidades para compartir iniciativas y buenas prácticas que demuestran cómo gracias al Pacto Mundial sobre Refugiados se pueden lograr cambios.

Como parte del Foro se realizarán eventos especiales sobre la situación de refugiados y migrantes de Venezuela, y también sobre el marco de respuesta al desplazamiento forzado en Centroamérica (Marco Integral Regional para la Protección y Soluciones, conocido como MIRPS).

Entre las buenas prácticas seleccionadas para participar en el Foro Mundial se encuentra la Alianza Shire, la primera alianza público-privada en el ámbito de la acción humanitaria en España, cuyo objetivo es encontrar soluciones sostenibles de acceso a la energía para la población refugiada y las comunidades de acogida en el norte de Etiopía.

También se presentará en Ginebra el primer proyecto piloto de acogida a refugiados bajo patrocinio comunitario puesto en marcha en España mediante el esfuerzo de colaboración entre el Gobierno central y regional, Cáritas Euskadi y la Plataforma de Jesuitas del País Vasco e impulsado por ACNUR. Gracias a este proyecto, seis familias sirias (29 personas) están rehaciendo sus vidas e integrándose en el País Vasco con el apoyo de grupos de voluntarios de la comunidad.

El Foro también explorará la forma en la que las respuestas humanitarias y de desarrollo se pueden complementar entre sí. Además, como ejemplo de la relevancia cada vez mayor del sector privado, más de 100 empresas y fundaciones participarán y expondrán sus compromisos sobre empleos, financiación y otros tipos de ayuda.

Aquí se puede acceder al programa y a otros detalles sobre el Foro Mundial sobre los Refugiados.