Eldiario.es


El comisario general de Información de la Policía Nacional, Eugenio Pereiro, ha dicho este miércoles que «en España la amenaza del terrorismo yihadista es clara, real y grave y desgraciadamente se materializará nuevamente, es cuestión de tiempo y nos volverá a golpear».

Pereiro ha realizado estas manifestaciones durante su conferencia en el curso de verano de la Universidad Complutense en San Lorenzo de El Escorial (Madrid) sobre «Derechos humanos e igualdad en el ámbito policial», organizado por la Fundación Policía Española.

«¿Quién protagoniza esa amenaza?: muchos y muy diversos, los retornados de zonas de conflicto, los que ya tenemos en casa, los que se están radicalizando y no han tenido que ir a territorios de conflicto y los que con internet no han necesitado ir a una mezquita ni a un piso a que les coman el coco», ha subrayado Pereiro.

Para este responsable policial «es preocupante que en los últimos meses hayan proliferado de forma alarmante los grupos pro Dáesh» que usan el castellano, «que es uno de los principales idiomas» utilizados en esta amenaza.

Pereiro considera que «la colaboración internacional es imprescindible en la lucha contra esta amenaza terrorista global que nos afecta a todos y sin esta colaboración internacional no vamos a ser eficaces tanto en el ámbito multilateral como bilateral».

Por otra parte ha comentado: «Cuando hablamos de la lucha contra el terrorismo no se puede trasladar a la opinión pública todo lo que hacemos, no porque no queramos se transparentes sino porque no podemos alarmar a nuestros ciudadanos ni a nuestros políticos. Si todo lo que hacemos lo contamos malo».

Sobre las denominadas detenciones preventivas de terroristas ha señalado: «Cómo no, ¿o es que hay que esperar a que el sospechoso cometa un atentado para detenerle?, habrá que detenerle antes y no es fácil».

Al respecto ha señalado que en lo que va de año la Policía Nacional ha detenido a 28 personas del total de 38 detenciones por terrorismo yihadista llevadas a cabo por este Cuerpo, la Guardia Civil y los Mossos d’Esquadra, es decir el 74 por ciento, y de ellos el 85 por ciento están en prisión.

A su juicio esta cifra demuestra que «no son detenciones preventivas porque si lo fueran la autoridad judicial no los habría enviado a prisión».

Ha destacado que la clave de esta eficacia policial «son sobre todo las evidencias digitales pues la amenaza del terrorismo ha cambiado y el nuevo terrorista no lleva nada y solo lo lleva cuando va a cometer el atentado y ya es tarde; lo que sobre todo lleva son evidencias digitales».

En relación con el objeto del curso, sobre derechos humanos, ha señalado que la amenaza terrorista no justifica la tortura y que en España «sería impensable» un centro como el de Guantánamo.

Ha asegurado que la Policía ya no suele acordar medidas como la incomunicación de los detenidos por terrorismo, ya que además la Audiencia Nacional es muy restrictiva al respecto, ni pide habitualmente la prórroga del arresto antes de la puesta a disposición judicial.

Por su parte, el director de la Escuela Nacional de Policía, José Luis Tejedor, ha explicado que en la misma se enseña a los futuros agentes a usar la mínima fuerza posible e intentar técnicas de contención por ejemplo en las manifestaciones para llegar de una forma progresiva y proporcionada a la utilización de medios coercitivos solo cuando los demás hayan fracasado.

Ha reconocido que «siempre cabe la posibilidad de que se produzca algún caso de abuso policial por parte de algún indeseable que se ha colado en la Policía y que actúa de forma inadecuada ante lo que el Cuerpo es el más interesado en depurar esas actitudes».

También ha subrayado que se inculca a los futuros policías a no usar procedimientos extrajudiciales ni la tortura.

Ver en Eldiario.es