Comité de Seguridad Alimentaria Mundial: Objetivo “Hambre Cero”

El Comité de Seguridad Alimentaria Mundial (CSA) concluyó ayer martes su 45º período de sesiones, con el compromiso de formular unas Directrices voluntarias para los sistemas alimentarios y la nutrición que deberían ser aprobadas en 2020.

Las directrices pretenden ser un documento de referencia que brinde orientación a los gobiernos y otras partes interesadas sobre las políticas, inversiones y acuerdos institucionales adecuados necesarios para garantizar que todas las personas disfruten de dietas «disponibles, asequibles, aceptables e inocuas» de acuerdo a sus creencias y culturas.

El CSA es una plataforma inclusiva que incluye a la sociedad civil y al sector privado, así como a los gobiernos, y les ofrece la oportunidad de expresar opiniones y desarrollar recomendaciones sobre políticas y orientación sobre temas que afectan la seguridad alimentaria y la nutrición. Entre sus realizaciones anteriores figuran importantes directrices sobre la tenencia de la tierra y las inversiones responsables en la agricultura.

«Debido a su carácter inclusivo, el CSA es un poderoso motor para combinar la voluntad política y los conocimientos relevantes para lograr el Hambre Cero», aseguró Mario Arvelo, Presidente del CSA y Representante Permanente de la República Dominicana ante las organismos de las Naciones Unidas que se ocupan de la alimentación y la agricultura con sede en Roma.

«Aprovechando el éxito de esta sesión -dijo-, se espera que todos renovemos nuestro compromiso a medida que la gama de participantes se amplia a todos los socios potenciales, porque erradicar el hambre y todas las formas de malnutrición para 2030 solo será posible si todos participan».

La nutrición es una preocupación creciente ya que el número de personas obesas en el mundo (672 millones) está alcanzando rápidamente el número de las que padecen hambre, pues hay 821 millones las personas hambrientas o subalimentadas, según el último informe SOFI de la FAO.

Al inicio de esta semana, el Director General de la FAO, José Graziano da Silva, instó al CSA a «ampliar» su labor con una orientación clara, enfatizando que «el sobrepeso y la obesidad deben ser una cuestión de las políticas públicas, no un problema privado».

 

Las directrices adquieren forma

La malnutrición presenta muchas formas -incluidas las carencias de micronutrientes-, y afecta hoy a una de cada tres personas en el mundo, cifra que puede aumentar a una de cada dos personas para 2030 si no hacemos nada por evitarlo.
La evidencia sugiere cada vez más que el crecimiento económico por sí solo no solucionará el problema, afectando a los países y hogares ricos y pobres por igual, y que se necesitan nuevas políticas. La creciente preocupación internacional llevó a la FAO a organizar una conferencia que condujo a la Declaración de Roma sobre la Nutrición de 2014 y la decisión de la ONU de declarar un Decenio de Acción sobre la Nutrición (2016-2025).
Las directrices del CSA tratarán de ayudar a los gobiernos a «hacer operativas» las recomendaciones acordadas en esos foros.

Su objetivo expreso es «abordar las causas clave de la vulnerabilidad a todas las formas de malnutrición en diferentes tipos de sistemas alimentarios, tanto en áreas rurales como urbanas, con especial atención a la población más pobre y vulnerable a nivel nutricional».
Siendo de ámbito global, pretenden ofrecer consejos prácticos para todos los sistemas alimentarios a nivel mundial, que incluyen desde sistemas tradicionales en los que son escasos los alimentos procesados, a los avanzados, donde pueden dejarse fuera alternativas más saludables. Abordarán áreas que van desde la cadena de suministro hasta el comportamiento del consumidor, y recomendarán formas de mejorar los conocimientos sobre nutrición e implementar un etiquetado eficaz en el envasado de los alimentos.

 

Otros temas abordados por el CSA

La reunión, de una semana de duración, contó más de 50 actos paralelos en los que se celebraron debates sobre diversos temas, desde la urbanización hasta el cambio climático, la tenencia de la tierra y la ganadería, y se lanzó la importante publicación «Ganadería mundial«.

También tuvo lugar un evento temático global, inaugurado por el Presidente del CSA, Mario Arvelo, para revisar las experiencias sobre el terreno relacionadas con las Directrices voluntarias en apoyo de la realización progresiva del derecho a una alimentación adecuada en el contexto de la seguridad alimentaria nacional, que supone el primer compromiso de los países miembros de la ONU con la integración de los derechos humanos en las cuestiones alimentarias y agrícolas.


Necesitamos tu ayuda para seguir adelante con el periodismo crítico, ayúdanos a no tener que depender de publicidad externa y que Contrainformación sea solo de sus lectores. Con 1, 2, o 3 euros al mes nos ayudarás a seguir mostrándote nuestros artículos críticos.

Ayúdanos a seguir ofreciendo Contrainformación.

Deja un comentario