Las consecuencias del cambio climático pueden ser devastadoras. A todos nos corresponde enfrentar esta amenaza con la mayor responsabilidad, por eso es necesario hacer lo que esté a nuestro alcance para lograr hábitos de vida sostenibles.

Desde casa podemos marcar una diferencia, pero también es fundamental practicar la consciencia ecológica en el espacio de trabajo. Por ejemplo, ¿has pensado en el leasing de paneles solares como alternativa para reducir el consumo eléctrico de tu empresa? Este recurso puede ser clave para aportar un grano de arena sin invertir demasiado dinero.

Una solución asequible

Las placas fotovoltaicas, también conocidas con el nombre de paneles solares, son dispositivos que permiten convertir la energía solar en eléctrica. El sistema de energía fotovoltaica es particularmente apropiado para las zonas rurales o aisladas que reciben muchas horas de sol.

Puedes comprar estas placas para colocarlas en el tejado de tus oficinas o sedes de producción, pero existe la opción de arrendarlas para que no tengas que hacer una inversión inicial exorbitante. Solo pagas una cuota por el alquiler y mantenimiento de los paneles solares.

Actualmente hay compañías en el mercado que ofrecen este servicio de leasing. Se encargan de instalar todos los componentes proporcionando la maquinaria necesaria, lo cual supone un beneficio económico a medio – largo plazo. Además, en el caso de que finalices tu contrato, se ocupan de desmontar los dispositivos.

Ahorra más, contamina menos

Los paneles solares no son los únicos que contribuyen al uso eficiente de energía y evitan la contaminación del aire. También se pueden reemplazar las bombillas incandescentes o halógenos por luces LED para disminuir el consumo en la factura de luz y, al mismo tiempo, reducir la huella de carbono.

Esta tecnología de iluminación es una solución que permite ahorrar hasta un 80% de energía. Los materiales que se utilizan para su fabricación no son metales pesados o elementos tóxicos, como vapor de mercurio o gases de argón, que pueden impactar negativamente sobre el medio ambiente.

Incluso, la Unión Europea ha destacado la importancia de utilizar luces LED ante la necesidad de recurrir a sistemas de iluminación más sostenibles.

Productos y servicios eco-friendly

Uno de los hábitos que puede ayudar a que tu empresa sea más respetuosa con el medio ambiente es priorizar la adquisición de bienes y servicios amigables en este sentido. Antes de contratar a un proveedor, asegúrate de que sus valores ecológicos coincidan con los de tu organización para que puedas potenciar la sostenibilidad en ese ecosistema laboral.

Si quieres convertir tu empresa en un lugar eco-friendly, es importante asegurarte de que ese ideal de respeto por el medio ambiente esté reflejado en el perfil corporativo que funciona como base. Acciones como reciclar, reducir los artículos de plástico o evitar el gasto innecesario de papel pueden formar parte de esas prácticas diarias que hacen la diferencia.

Comunica a tus empleados las metas que quieres alcanzar para que juntos puedan colaborar por una causa mayor: la de cuidar nuestro planeta