Cómo estimular una función cerebral muy desconocida: las gnosias

Las gnosias es una capacidad neuronal esencial para nuestro desarrollo. Se trata de la capacidad que tiene el cerebro para reconocer información previamente aprendida. Por ejemplo, al ver objetos, personas o lugares, nuestro cerebro no tiene que procesar nuevamente toda la información sensorial que le llega. Por decirlo gráficamente, los reconoce y acude a la «biblioteca» para recabar o completar información que pueda faltarle. Como decimos, la primera parte del proceso, esencial para que pueda funcionar, es el reconocimiento de la información.

Las gnosias, por tanto, son la capacidad de elaborar, interpretar y asignar un significado a la información que hemos captado mediante los sentidos. Esta capacidad puede verse mermada cuando se sufre un daño a nivel cerebral (desde un traumatismo cráneo-encefálico a un ictus, pasando por enfermedades neurodegenerativas como el Alzheimer o el Párkinson), en cuyo caso hablaremos de un trastorno denominado agnosia, consistente en la incapacidad para reconocer e identificar las informaciones que llegan a través de los sentidos, especialmente la vista. En estos casos, puede ser muy conveniente reforzar las gnosias a través de materiales y fichas.

Estimulación de las gnosias

La estimulación de las gnosias también puede ser muy conveniente a edades tempranas. Por eso, Editorial Geu tiene materiales y fichas para trabajar las gnosias tanto en niños como en mayores, estimulando las funciones cognitivas del cerebro.

Se trata de una colección integrada por 20 cuadernos de trabajo, que han sido diseñados para conformar un completo Programa de Estimulación Cognitiva Integral. El objetivo es desarrollar las principales funciones cerebrales, de modo que estos cuadernos facilitan y refuerzan la adquisición de habilidades mentales y permiten ahondar en la rehabilitación de funciones cognitivas que se hayan visto dañadas o afectadas tras, por ejemplo, un accidente cardio-vascular.

Como los seres humanos disponemos de cinco sentidos, suelen distinguirse cinco tipos de gnosias, una por cada sentido:

-Las gnosias visuales: consiste en la capacidad de reconocer objetos o personas a través del sentido de la vista. El reconocimiento consiste no sólo en la percepción visual, sino también en la capacidad de atribuirles un significado. De esta forma, cuando «vemos» algo (piensa, por ejemplo, en una manzana) podemos atribuirle características como el color (verde), una forma, un brillo. Lo mismo ocurre, evidentemente, con un rostro familiar. Cuando perdemos esta facultad sufrimos de prosopagnosia. Por eso es conveniente trabajar con actividades como ensartar figuras geométricas (lo que ayuda a reconocer patrones), colorear y pintar o practicar sesiones de estimulación cognitiva para el reconocimiento de personajes.

Las gnosias olfativas: es la capacidad de identificar olores mediante el olfato.

-Las gnosias auditivas: es la  capacidad de reconocer, de manera auditiva, los sonidos que se producen a nuestra alrededor. La música y la estimulación auditiva mediante la escucha de sonidos cotidianos y reconocibles para la persona son buenas ayudas para reforzar las gnosias auditivas.

– Las gnosias táctiles: es la capacidad de reconocer objetos, temperaturas, texturas (rugoso, áspero o suave, por ejemplo), a través del tacto. También incluye el reconocimiento de formas geométricas.

Las gnosias gustativas: consistente en la capacidad de reconocer mediante el gusto diversos sabores.