UNEP/Duncan Moore 

Janez Potočnik e Izabella Teixeira se conocieron hace más de una década en una reunión del Convenio sobre la Diversidad Biológica en Nagoya, Japón. Estaban ahí como personas negociadoras, con la esperanza de establecer objetivos claros que pudieran salvaguardar el mundo natural. Potočnik había sido comisionado europeo de Medio Ambiente y Ciencia y Teixeira se desempeñó durante seis años como ministra de Medio Ambiente de Brasil. Ambos entendían lo que estaba en juego cuando abogaban por que la acción política se basara en principios basados ​​en la ciencia.

Ahora, copresidiendo el Panel Internacional de Recursos del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente, continúan con esa labor. Recientemente, crearon Construyendo Biodiversidad. El enfoque de gestión de recursos naturales, un informe diseñado para ayudar a los países a apreciar la naturaleza y establecer el valor económico de los servicios de los ecosistemas. Recientemente se reunieron con el PNUMA para hablar sobre el estudio y el inmenso esfuerzo internacional que se necesita para detener la pérdida de biodiversidad.

Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA): La biodiversidad es crucial para la supervivencia de la humanidad. Entonces, ¿por qué sabemos tan poco del valor de las plantas, los animales y el resto del mundo natural?

Izabella Teixeira: Cuando se mira a países con activos naturales, como Brasil, la suposición es que puedes extraer sin límites. Esta cultura es muy difícil de cambiar.

Janez Potočnik: Nuestra relación insostenible con la naturaleza puede explicarse tanto por una incapacidad institucional como por la incapacidad de la economía contemporánea para reconocer que somos parte de la naturaleza y no somos ajenos a ella. Tenemos que entender que la biodiversidad es vida, incluida la nuestra.

PNUMA: Usted ha dicho que la gestión de los recursos naturales es fundamental para limitar el cambio climático. Pero se espera que la demanda mundial de materias primas se duplique para 2060. Claramente, esta discrepancia debe conciliarse, pero ¿cómo?

Potočnik: Necesitamos desvincular el bienestar humano y el crecimiento económico del (mayor) uso de los recursos naturales. Es importante que comencemos a pasar del modelo económico estándar de maximizar la producción a uno en el que la prioridad sea satisfacer las necesidades humanas. Por ejemplo, no necesitamos coches, necesitamos movilidad. No necesitamos refrigeradores, necesitamos alimentos saludables y refrigerados. No necesitamos pesticidas, necesitamos plantas que estén protegidas de las plagas. Si se abordan las cosas desde la perspectiva de las necesidades humanas, se llega a modelos que podrían ser mucho más respetuosos con los recursos naturales.

Teixeira: Con base en los enfoques de gestión de los recursos naturales, los responsables de la toma de decisiones pueden aplicar cuatro principios para convertir la pérdida de biodiversidad en el valor de la biodiversidad: conocer su verdadero impacto, planificar juntos, crecer con la naturaleza y valorar la naturaleza.

PNUMA: El Marco mundial para la diversidad biológica posterior a 2020 tiene como objetivo establecer metas ambiciosas para proteger el mundo natural. Pero hemos fallado antes con un esfuerzo similar, las Metas de Aichi, y estamos luchando por alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible. ¿Cómo puede tener éxito el Marco Mundial Posterior a 2020 donde otros han fracasado?

Potočnik: Creemos que es esencial abordar los impulsores de la pérdida de biodiversidad, y esta es también la mejor manera de abordar simultáneamente problemas ambientales como el cambio climático y la contaminación. Es esencial cambiar el enfoque, pasar de la maximización de las ganancias a la búsqueda de una vida sostenible a largo plazo, y entender que con el agotamiento continuo de la naturaleza, estamos impactando a las generaciones futuras, y eso es absolutamente injusto.

Teixeira: También es necesario dar un valor político y económico a la biodiversidad. Para mí, este es un gran desafío, más grande que el cambio climático. La naturaleza no está ahí solo para ser utilizada. Es, más bien, un activo político y económico del que pueden beneficiarse todos en todo el mundo.

PNUMA: Ustedes han trabajado muy de cerca con los gobiernos y comprenden las realidades políticas del cambio. ¿Qué tan difícil será para los gobiernos asumir esta nueva agenda ambiental como parte de su mandato?

Potočnik: Desarrollar autoridad, confianza, sumar esfuerzos, eso siempre es importante en política. Tienes que ir paso a paso, tienes que crear masa crítica, y luego llega un momento clave y de repente tu agenda se toma en cuenta. Entender la economía fue extremadamente útil para mí porque a veces esos argumentos eran los que funcionaban mejor. En muchos países, incluida Europa, se están dando cuenta de que el desarrollo económico y la protección del medio ambiente no están en contradicción. De hecho, esa combinación es en realidad una condición necesaria para que haya resultados económicos beneficiosos en el futuro.

Pregunta: ¿Qué impacto ha tenido la pandemia de COVID-19 en el Marco Mundial para la Biodiversidad?, ¿Retrasará o alterará el calendario en el futuro?

Teixeira: Necesitamos comprender mejor los desafíos para la gobernanza ambiental mundial. Tenemos una gran oportunidad para dejar en claro cómo estamos conectados, para dejar en claro la importancia de los alimentos, el agua y las reservas naturales, para dejar en claro el valor de los servicios ambientales. No hay nuevas normalidades, solo nuevos futuros. Nuestro mundo está cambiando todo el tiempo y ahora no hay razón para creer que eso se detendrá. Los desafíos que tenemos por delante son en serio y necesitamos aprender de las experiencias que estamos atravesando actualmente.

Potočnik: Me temo que nos estamos centrando en las consecuencias más que en las causas de la pandemia, aliviando el dolor sin curar la enfermedad. La mala gestión de la biodiversidad en el pasado fue identificada por la ciencia como la posible razón principal de la crisis de COVID-19. Muchos creen que el mundo después de la COVID-19 será distinto pero, desafortunadamente, me temo que será el mismo. Necesitamos repensar la forma en que gestionamos los riesgos como individuos, como empresas privadas, como responsables políticos. A nivel local y mundial, debemos colaborar más y construir sociedades resilientes porque estamos muy interconectados.

La Asamblea General de las Naciones Unidas ha declarado los años 2021 a 2030 como el Decenio de las Naciones Unidas sobre la Restauración de los Ecosistemas. Liderado por el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente y la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura, el Decenio de las Naciones Unidas está diseñado para prevenir, detener y revertir la degradación de los ecosistemas en todo el mundo. Reunirá apoyo político, investigación científica y fuerza financiera para ampliar la restauración con el objetivo de devolverle la vida a millones de hectáreas de ecosistemas terrestres y acuáticos. Explora el trabajo del PNUMA en la preservación de los ecosistemas, incluidos los bosques, las costas, las turberas y los arrecifes de coral. Obtén más información sobre el Decenio de las Naciones Unidas sobre la Restauración aquí.

DEJA UNA RESPUESTA