La industria actual genera una gran cantidad de desechos que hay que gestionar de una manera correcta. Cuánto más grande la fábrica, más residuos se generan, lo que resulta económicamente perjudicial. El método actual para esto es contratar un gestor de residuos que los recogerá en las propias instalaciones de la fábrica y los transportará hasta una planta de reciclaje. Si se genera mucha cantidad de residuo que hay que llevar hasta su destino el coste de transporte se dispara, sobre todo en residuos que son muy voluminosos pero que pesan muy poco, como el cartón o el plástico.

Sin embargo, las prensas verticales para la compactación de residuos, como las que ofrece esta empresa, son la solución ideal para aquellas empresas o industrias en las que los restos de cartón o plástico ocupan grandes espacios. Con ellas conseguimos reducir los costes de eliminación de residuos de forma drástica, disminuimos su volumen hasta un 90% y ganamos en confort para los trabajadores al tener más espacio libre y un entorno más cuidado

Estas máquinas compactadoras tienen, además, unos muy bajos costes de mantenimiento y en cuanto a la responsabilidad social, también reducen considerablemente la huella de carbono.

Ventajas de una máquina compactadora

Responsabilidad ecológica

Actualmente vivimos una crisis climática sin precedentes. Todo lo que las empresas puedan aportar a la lucha contra el cambio climático es poco. La compactación de residuos de cartón y plástico es imprescindible en las empresas que trabajen con estas materias para poner su granito de arena. También beneficiará al medio ambiente al reducir el impacto en los vertederos y ahorrar combustible en los camiones que transportan la basura.

Las prensas para compactación de residuos ayudarán a reciclar más y a mandar menos residuos a los vertederos, no sólo ayudando al medio ambiente, sino también como respetuoso a los ojos de los clientes y clientes potenciales. Al garantizar una “nueva vida” a los residuos, gracias al reciclaje, contribuiremos a reducir las emisiones de CO2, así como crear y difundir una cultura social de respeto al medio ambiente.

Ahorro de dinero

Al reducir el volumen de residuos, se reduce el coste de su eliminación. Compactar la basura reducirá enormemente el número de veces que se necesita que la recoja la empresa de eliminación de residuos.

Facilidad de uso

Un compactador no requiere entrenamiento especial para su uso. La basura se compacta automáticamente en “bloques” manejables que se pueden retirar por una empresa de gestión de residuos solo con darle a un botón.

Ahorro de espacio

La prensa reducirá el volumen de residuos hasta en un 90%, ahorrando en los costes logísticos. Un metro cúbico de cartón suelto pesa unos 30 kg, si se compacta en bloques, un metro cúbico de cartón pesa más de 150 kg.