Completada la construcción del campo de concentración de Israel en Gaza

Ni un solo medio de comunicación usó el término «campo de concentración», tampoco apartheid en referencia al asedio en curso de la Franja de Gaza.

Haidar Eid

Israel anunció la finalización de un muro subterráneo y una barrera marítima que rodea la sitiada Franja de Gaza. Aunque ningún medio de comunicación usó el término «campo de concentración» para informar sobre ello, deberían haberlo hecho.

El diccionario Merriam-Webster define un campo de concentración como “un lugar donde un gran número de personas (como prisioneros de guerra, prisioneros políticos, refugiados o miembros de una minoría étnica o religiosa) son detenidas o confinadas bajo guardias armadas, que se utiliza especialmente en referencia a los campos creados por los nazis en la Segunda Guerra Mundial para el internamiento y persecución de judíos y otros prisioneros”. ¡Y un campo de exterminio es «un campo de concentración en el que se mata sistemáticamente a un gran número de prisioneros!»

La Franja de Gaza, ocupada y asediada por el apartheid de Israel, califica para ambos estadios; la diferencia es que es más grande que todos los campos de concentración y de la muerte conocidos creados por los intolerantes regímenes occidentales en el siglo XX. La decisión de Israel de redistribuir sus tropas alrededor de la franja costera densamente poblada en 2005, y luego imponer en 2006 un asedio medieval sin precedentes que ha destrozado todas las esferas de la vida, y luego llevar a cabo cuatro ataques masivos que han matado a más de cuatro mil civiles, incluyendo mujeres y niños, no parece ser suficiente para las élites sionistas gobernantes del estado canalla.

Hace dos días, anunció la finalización de un muro subterráneo equipado con sensores alrededor de Gaza que incluye cientos de cámaras, radares y otros sensores, y se extiende por 65 km. Se informó que el muro tiene más de seis metros de altura y su barrera marítima incluye dispositivos electrónicos para detectar infiltraciones por mar y un sistema de armas por control remoto. El ministerio no reveló la profundidad del muro subterráneo. Tardó tres años y medio en completarse.

Ni un solo medio de comunicación usó el término «campo de concentración», tampoco apartheid en referencia al asedio en curso de la Franja de Gaza. El lenguaje utilizado por las Fuerzas de Ocupación israelíes se ha convertido en la referencia, sin preguntas. Ninguna voz de Gaza / Palestina puede decir una palabra sobre el impacto de este “proyecto” en sus vidas. Lo que podemos leer es la declaración hecha por el criminal de guerra israelí, el ministro de Defensa Benny Gantz, que dice «[la] barrera, que es un proyecto innovador y tecnológicamente avanzado, priva a Hamás de una de las capacidades que trató de desarrollar». y que “[coloca] un ‘muro de hierro’, sensores y hormigón entre la organización terrorista y los residentes del sur de Israel”. ¡PUNTO! ¡No se hicieron preguntas!

Los dos millones de residentes de la Franja de Gaza deben ser encarcelados dentro de este campo de concentración porque todos son «partidarios de Hamas», y eso nos da a «nosotros» el derecho a utilizar un «muro inteligente» para rodearlos. Esa no es una forma de «castigo colectivo» solo porque «ellos» no nacen de madres judías y, por lo tanto, no tienen el «derecho» a ser tratados como seres humanos plenos. Solo aquellos con piel blanca y/o nacidos en familias judías pueden tener ese derecho.

El apartheid de Sudáfrica y el sur de Estados Unidos bajo las leyes Jim Crow deben haber sido un picnic en comparación con esto.

Los dos millones de residentes de Gaza sitiada, la inmensa mayoría de los cuales son refugiados que fueron violentamente expulsados ​​y desposeídos de sus hogares por las fuerzas sionistas en 1948, fueron sometidos a cuatro semanas (2009), 2 semanas (2012), 51 días (2014), y 11 días (mayo de 2021) de implacable terror estatal israelí, en el que aviones de combate israelíes atacaron sistemáticamente áreas civiles, redujeron vecindarios enteros e infraestructura civil vital a escombros y destruyeron decenas de escuelas, incluidas varias administradas por la Agencia de Obras Públicas y Socorro de las Naciones Unidas para Refugiados de Palestina en el Cercano Oriente (OOPS), donde se refugiaban civiles. Esto se produjo después de años de un asedio medieval israelí en curso, paralizante y mortal de Gaza, una forma severa de castigo colectivo. Pero, ¿por qué «ellos» no están satisfechos con lo que «nosotros” apoyados por los regímenes cómplices occidentales y árabes» amistosos» les ofrecemos? (Olvídese del Cuarto Convenio de Ginebra de 1949, ratificado por «nosotros», es decir, Israel, que prohíbe el castigo colectivo de una población civil).

Nunca antes se le ha negado a una población los requisitos básicos para sobrevivir como una política deliberada de colonización, ocupación y apartheid, pero esto es lo que Israel le está haciendo al pueblo de Gaza, hoy: dos millones de personas viven sin un suministro seguro de agua, alimentos, electricidad, medicinas, y casi la mitad de ellos son niños menores de 15 años.

Y ahora tenemos que lidiar con el hecho de que somos literalmente reclusos del campo de concentración más grande del mundo sin ningún derecho. El presidente Carter no exageraba cuando visitó Gaza en 2009: “[Los palestinos en la Franja de Gaza] están siendo tratados más como animales que como seres humanos; nunca antes en la historia una gran comunidad como esta ha sido atacada salvajemente por bombas y misiles y luego se vio privada de los medios para repararse a sí misma».

Por desgracia, Carter ya no es el presidente de los EE.UU., el aliado estratégico del apartheid de Israel. Mientras los organismos oficiales y los líderes mundiales decidan no decir ni hacer absolutamente nada, Israel seguirá matando a más palestinos, construyendo muros más altos, reforzando el asedio, ¡y afirmará que todo se hace en «defensa propia»!

Y, sin embargo, a nosotros, «antisemitas» ingratos, se nos culpa por llamarlo «campo de concentración».

Haidar Eid es profesor asociado de literatura poscolonial y posmoderna en la Universidad al-Aqsa de Gaza. Ha escrito ampliamente sobre el conflicto árabe-israelí, incluidos artículos publicados en Znet, Electronic Intifada, Palestine Chronicle y Open Democracy. Ha publicado artículos sobre estudios culturales y literatura en varias revistas, incluidas Nebula, Journal of American Studies in Turkey, Cultural Logic y Journal of Comparative Literature.

Haidar Eid es profesor asociado de literatura poscolonial
y posmoderna en la Universidad al-Aqsa de Gaza. Ha escrito ampliamente sobre el
conflicto árabe-israelí, incluidos artículos publicados en Znet, Electronic
Intifada, Palestine Chronicle y Open Democracy. Ha publicado artículos sobre
estudios culturales y literatura en varias revistas, incluidas Nebula, Journal
of American Studies in Turkey, Cultural Logic y Journal of Comparative
Literature.

 

3 Comentarios

  1. Saludos de paz y bendiciones desde México. As Salam Aleikum. Muchas gracias a los y las compañeras de Contrainformacion.es por entregarnos este interesante material sobre Palestina y las acciones represivas y criminales cometidas por el estado de Israel, sus autoridades, que no aceptan el llamado de miles de organismos y organizaciones, movimientos sociales, partidos políticos, comunidades religiosas cristianas y musulmanas, incluso judías, para que respeten y traten con dignidad a nuestros queridos Hermanos Palestinos. Deseo para todas y todos los colaboradores de Contrainformacion.es un Año 2022 lleno de éxito, salud y excelente trabajo. Que Dios, El Creador, los y las bendiga y proteja siempre. Su amigo y lector Incómodo, Fernando Acosta Riveros, desde territorios jaliscienses, mexicanos

DEJA UNA RESPUESTA