El pasado sábado, la organización Cruelty Free International (CFI) difundía un impactante vídeo en el que se muestra el presunto maltrato al que han sido sometidos los animales con los que trabaja el laboratorio madrileño Vivotecnia.

Tras las numerosas denuncias desencadenadas tras la publicación del vídeo en el que se puede ver como los animales se enfrentan diariamente a abusos físicos y verbales con evidentes muestras de sufrimiento y la investigación de la Consejería de Medioambiente de la Comunidad de Madrid en la que se constató que el lugar donde se grabaron las imágenes corresponde a las instalaciones del laboratorio, medioambiente suspendió de manera cautelar la actividad de la empresa y se hizo cargo de los animales.

El laboratorio, dedicado a la investigación toxicológica y farmacéutica, experimenta con roedores, conejos, cerdos, monos y perros, en busca de la creación de medicamentos, vacunas o fármacos para los seres humanos.

Este lunes la administración competente, con la colaboración del Seprona, ha realizado una nueva inspección y ahora todo queda en manos de la Fiscalía de medioambiente, quien ya ha tomado cartas en el asunto para esclarecer los hechos.

¿Son cómplices de maltrato animal las instituciones en el caso de Vivotecnia?
¿Son cómplices de maltrato animal las instituciones en el caso de Vivotecnia?

Llama la atención las risas y los insultos de los trabajadores mientras presencian perros, conejos o monos sufriendo, gritando o muriendo. Estas son solo algunas de las frases, que recoge El Plural y que se pueden escuchar en el vídeo: «Como Hitler, pasajeros al tren», bromea un empleado mientras lleva una caja llena de ratones a matar.

«Déjale que se rompa la columna, no pasa nada», le dice un trabajador a otro refiriéndose a un conejo; «Me cago en el puto perro»; «Aquí está el pito, los huevos deben de estar por aquí», dice un empleado a otro mientras dibuja un bigote en el cuerpo de un mono totalmente aterrorizado.

«¡Muérete hijo de puta!, estoy hasta la polla de conejos y conejas»; «¡Cerda psicópata!»; «¿No es más fácil y económico pegarle un cogotazo?», dice un empleado jactándose mientras le pone una inyección letal a un conejo.

Este mismo lunes, colectivos animalistas han exigido este lunes frente a la sede del laboratorio Vivotecnia el fin de la experimentación con animales en laboratorio después de que los vídeos y las imágenes facilitados por Cruelty Free, constatasen evidencias claras de maltrato animal.

Del mismo modo, PACMA ya ha anunciado que ha interpuesto una querella contra el laboratorio y ha nacido una petición a través de Change.org para la retirada inmediata de la licencia a Vivotecnia, así como el cierre sus instalaciones en la capital, una medida que ya ha logrado más de 14.000 firmas.

A las críticas de estos grupos hacia Vivotecnia se han sumado las de entidades y personajes públicos como Pablo Iglesias; el Instituto de Investigación Sanitaria San Carlos (IdISSC) o el Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas (CNIO).

La Asociación Europea de Investigación Animal (EARA) ha solicitado que se muestren las imágenes del laboratorio «sin editar», pero reconoce que «lo que se ha mostrado hasta ahora revela ejemplos de estándares de bienestar animal inaceptables aplicados a una serie de especies animales diferentes».

Tal y como recoge infoLibre, la activista por los derechos de los animales y voluntaria en la acción de rescate frente a Vivotecnia Paula González ha exigido leyes «más ambiciosas y en constante evolución» que aborden una transición científica en esa materia porque la actual está «obsoleta».

Por su parte, la también activista Bárbara González, quiere saber qué va a pasar con las subvenciones que tenía el laboratorio clausurado que tenía los papeles «en regla» y estaba dentro del acuerdo de transparencia. «¿Por qué tiene que venir una ONG internacional para descubrir que se están cometiendo prácticas ilegales?», se ha preguntado la activista que reclama un nuevo modelo científico que ponga por delante la protección animal. Además, ha exigido «pruebas» de que la ley se cumple en el resto de los laboratorios.

Este tipo de actos supondrían una infracción muy grave de la normativa que regula la protección de animales de experimentación en este laboratorio de ensayos clínicos, el Real Decreto 53/2013. El laboratorio era subcontratado por el Consejo Superior de Investigaciones Científicas, dependiente del Ministerio de Ciencia e Innovación, al tiempo que «toda» la experimentación del Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas, también se desarrolla con este laboratorio.

Necesitamos tu ayuda para seguir ofreciendo Contrainformación. No queremos depender de bancos, publicidad o grandes empresas. Si te gusta lo que hacemos, invítanos a desayunar una vez al mes para que podemos seguir ofreciéndote nuestro trabajo
¿Prefieres hacer un ingreso por tu cuenta? Aquí puedes hacerlo: Triodos Bank: IBAN - ES0714910001283000114479    

DEJA UNA RESPUESTA