Ste Burke, de Liverpool, Reino Unido, compró una bicicleta valorada en 1600 euros por poco más de 90. Algo no le cuadró en la oferta y creyó que podía ser una bicicleta robada.  Su sentido cívico hizo que hiciese todo lo que estuviera en su mano para devolvérsela.

Ste acudió a Twitter y escribió: «¿A alguien le han robado su bicicleta? Acabo de comprarla por 80 Libras y venía con candado. Aparentemente viene de la zona de Crosby. La compré para devolvérsela a su legítimo propietario. Sé que es una bicicleta de unas 1.350 Libras y, si yo estuviera en su lugar, estaría desconsolado. Avísame».

El tuit se hizo viral y en cuestión de horas, Ste contactó con el dueño de la bicicleta, quedaron, él llevó la llave que abría el candado y también la documentación de la bicicleta, así como una factura.

En declaraciones a Metro, Ste contó que al hombre le habían entrado a robar a su casa y, entre otras cosas, se llevaron su bicicleta. También confesó que quiso recompensarle devolviéndole lo que había pagado por ella, algo a lo que Ste se negó: «Le dije que no me sentía bien quitándole dinero a un hombre al que acababan de robar en su casa».

Una historia que nos hace creer en la bondad del ser humano. Necesitamos más gente como Ste.