Protestona


Cuentan las malas lenguas que la noche del 28A, una vez comprobados los resultados electorales, Pedro Sánchez quiso llamar a Albert Rivera para proponerle repetir aquel famoso pacto reformista y de progreso con  vicepresidencia incluida. Pero Iván Redondo le aconsejó esperar, creía que Rivera llamaría. Se equivocó.



Recuerdo aquella noche. Los que somos de izquierdas nos felicitábamos creyendo que por fin, tendríamos en Moncloa un gobierno de coalición progresista que se dedicase a recuperar parte de los 60.000 millones de euros que hemos prestado a los bancos, a frenar los desahucios, regular los alquileres, bajar el precio de luz, derogar la ley Mordaza, la reforma laboral, los privilegios de la iglesia y todas esas minucias que se supone que hace la izquierda cuando gobierna…

La farsa del PSOE

Yo no soy especialmente observadora, pero tengo que confesar que la cara de circunstancias de Sánchez mientras su militancia gritaba ¨con Rivera no¨ me inquietó un pelín, no parecía del todo contento. Cuando dijo ¨nosotros no ponemos líneas rojas y hablaremos con todo el mundo¨ mis temores se acrecentaron, pero como soy de natural optimista pensé, no seas pájara de mal agüero, aunque esta criatura no haya entendido lo que España ha votado, los suyos se lo están diciendo a grito pelao, ciego y sordo puede estar…

Pues resulta que sí, que está ciego y más sordo que una tapia. Los votantes progresistas dimos un claro mandato ese día, dijimos que queríamos un gobierno de izquierdas que frenase el avance de la ultraderecha, no dimos mayorías absolutas, lo cual indica claramente que no deseamos un partido gobernando en solitario, pero Pedro silba y mira para otro lado como si la cosa no fuese con él. ¿Que es incapaz de articular una mayoría para gobernar con estabilidad? ¿Que en casi cinco meses solo ha conseguido el apoyo de Revilla? Pues oye,  la culpa es de todos los demás por no hacer lo que el PSOE quiere.



Que el presidente en funciones no es un gran estadista ya lo sabíamos, lo que quizá no teníamos tan claro, o sí, es que es un inconsciente capaz de empujar a España por un barranco con tal de no compartir ni un ápice de poder con el único partido con el que debería entenderse.

Otros artículos de Protestona:

La vida no siempre es más fuerte

Doña Carmen

Feminismo liberal

Pedro Sánchez e Iván Redondo nunca han tenido la más mínima intención de conformar una coalición con Unidas Podemos. La actitud chulesca, los continuos desplantes de Sánchez y de cada uno de sus ministros hacia Unidas Podemos y en especial hacia Pablo Iglesias son parte de una sucia estrategia de provocación que ha buscado desde el minuto cero el enfrentamiento con el partido morado para poder justificar ante su militancia el deseado pacto con Ciudadanos.

Desgraciadamente para ellos Alberto, de momento, se mantiene en el NO ES NO y ha obligado a Iván Redondo a cambiar la hoja de ruta planificada. Ahora sus movimiento persiguen otro fin, ir a nuevas elecciones.

¿Y para qué? El resultado no va a variar mucho, los tiempos de las mayorías absolutas se han acabado. Unos escaños arriba o abajo, el PSOE volverá a necesitar  apoyos para gobernar, y la militancia de Unidas Podemos tras meses de desprecios y desplantes no aceptará un trágala. Pero eso Pedro ya lo sabe, y cuenta con ello.

Todos los caminos trazados llevan a gobernar con Rivera, el líder moderado y neoliberal con un toque moderno y sofisticado que tanto se asemeja al mismo Sánchez y que garantiza la estabilidad que tanto gusta al IBEX y a la CEOE.



El riesgo de que unas nuevas elecciones abran a la ultra derecha las puertas de Moncloa no parece inquietar Pedro Sánchez, porque Iván Redondo le susurra a oído que tras el 10N va a rozar la mayoría necesaria para gobernar, que el malvado de la coleta habrá desaparecido del horizonte y que podrá volver con la aprobación entusiasta de su militancia, entre gritos de CON RIVERA SI, a los brazos de su socio más anhelado.

Así que amigos, cuando empiece la campaña electoral y Pedro os vuelva a pedir el voto de izquierdas para frenar a derecha, recordad que en realidad os lo está pidiendo para darle la  vicepresidencia Albert Rivera.

Y que solo existe una posibilidad de que España tenga un gobierno de coalición progresista, que Unidas Podemos obtenga más escaños que el PSOE. Ellos no nos van a fallar.

Con Iglesias NO

Vídeo Recomendado:

5 Comentarios

  1. Pues me ha gustado mucho, pienso que tu coherencia política bien podría tenerla buena parte del país, porque apañaos vamos. Yo no me he tragado el cuentico que se traía el PSOE, pero si sé que aún así hay quien lo defiende, porque les votan por tradición y no con sentido común, que es como se.debería votar. Lo difunto, como no. Es un artículo buenísimo, y ya sabes que no eres pájara de mal agüero. Jajaja si me he reído con eso. Saludos.

  2. menuda empanada llevas, solo recurres a los típicos tópicos y quieres que gobierne esa izquierda que siempre nos ha llevado a la ruina y que gobernando 40 años ha situado a Andalucía en el culo de Europa con el mayor latrocinio de la Europa Occidental…

    • En Andalucía nunca ha gobernado la izquierda. Siempre ha gobernado ese PSOE de la centralidad que dice Isabel Celaá.
      Cuando IU estuvo en el gobierno, rompieron el pacto y convocaron elecciones cuando éstos pusieron sobre la mesa temas como banca pública, renta básica, ley integral de agricultura, mínimos vitales y ley de igualdad contra la violencia de género, que PSOE no estaba dispuesto a aprobar.

  3. Para «jupa de charnelandia»…parece que no te estás enterando del asunto. Quien te ha gobernado durante 40 años era izquierda SOLO de nombre.
    El PSOE no ha sido izquierda jamás. Es posible que cuando nació, hace más de 100 años…si.
    Nos han estado engañando y gracias a Podemos nos hemos dado cuenta.
    Informate un poco.
    Protestona, gracias por tu artículo. Yo soy muy pesimista y creo que a Podemos no le dejarán tocar poder en la vida.

  4. Mali, eso es lo que intentaràn, pero todo depende de la actitud que tome el pueblo . Todos sabemos que si nos unimos no podrán pararnos. Pero para ello ,«los de abajo», no debemos caer en la trampa de la desunión. Ellos saben, «los de arriba» que un pueblo dividido, pierde toda su fuerza. Siempre voté al PSOE, pero después de lo visto, antes y ahora, siempre engañándonos, votaré a PODEMOS, a pesar de mis diferencias con ellos , creo que debo darles una oportunidad a ellos y a mis conciudadanos.

Deja un comentario