Si alguien quiere casarse, que pase por la iglesia. Eso es lo que debe pensar el portavoz del partido de ultraderecha Vox y concejal en el Ayuntamiento de Valencia, Pepe Gosalbez, que ha renunciado a oficiar bodas civiles en el Consistorio. Así consta en el escrito que ha presentado al alcalde de la ciudad, que es quien delega esta función a todos los miembros de la corporación local.

Sin embargo, Gosalbez, en declaraciones que recoge ‘eldiario.es’, niega que detrás de la cuestión existen razones religiosas, cosa poco entendible. El concejal asegura que la de casar es una función que ejerce cada concejal de forma voluntaria y entiende que existen otras fórmulas para llevar adelante bodas civiles.

Desde el partido no quisieron pronunciarse sobre si esta postura se iba a hacer extensible al resto de concejales de Vox de los diferentes municipios de la Comunitat Valenciana en los que han obtenido representación.

Desde el resto de grupos municipales que componen el Ayuntamiento de València (Compromís, PSPV, PP y Ciudadanos) han asegurado que ninguno de sus ediles tiene previsto renunciar a esta función que ejercen de forma rotatoria por delegación del alcalde.

La renuncia de los concejales de Vox «es el primer precedente desde que está Compromís en el gobierno municipal», han indicado las fuentes municipales a El Español.