La Audiencia de Barcelona ha condenado a cinco de los siete acusados de violar por turnos a una menor en Manresa a penas de 10 y 12 años de prisión por un delito de abuso sexual a menor, descartando el delito de agresión sexual que pedía la Fiscalía.

Para dos de los acusados los jueces han impuesto la pena más elevada, de 12 años de prisión; a otros tres se les condena a 10 años de cárcel mientras que otros dos acusados –uno por participar en la propia violación y otro por no impedirla– han quedado absueltos.

Vídeo Recomendado:

El tribunal indica que se trata «inequívocamente» de un delito de abuso sexual el estado de embriaguez e inconsciencia de la víctima hizo innecesario que los violadores la sometieran a violencia o intimidación, los requisitos para condenar por agresión. «Ha quedado acreditado que la víctima se encontraba en estado de inconsciencia, sin saber qué hacía y qué no hacía, y, consecuentemente, sin poder determinarse y aceptar o oponerse a las relaciones sexuales que con ella mantuvieron la mayor parte de los procesados, los cuales pudieron realizar los actos sexuales sin utilizar ningún tipo de violencia o intimidación».

La Fiscalía pedía condenar por agresión debido a la «intimidación ambiental» a la que sometieron los jóvenes a la menor cuando la violaron por turnos en una fábrica abandonada de Manresa durante una fiesta de Halloween el 29 de octubre de 2016, cuando la menor tenía solo 14 años.

El tribunal de la sección 22 de la Audiencia de Barcelona se declara «sorprendido» por el cambio de abuso a agresión que hizo la Fiscalía al final del juicio y le afea que «no aportara elementos que justificaran» la nueva calificación, ya que las pruebas practicadas en el juicio solo pueden conducir a la condena por abusos y no por agresión, según el propio tribunal.

Los jueces sí tienen en cuenta lo declarado por una amiga de la menor y otros asistentes a la fiesta para concluir que, pasada la media noche, uno de los condenados a 12 años, Bryan A.M., llevó a la menor, en estado de inconsciencia, hasta una caseta de la fábrica abandonada, donde la violó. Luego, continúa el relato de hechos probados de la sentencia, Bryan A.M., volvió a la fiesta para indicar a los otros cuatro condenados que era «su turno» para violar a la menor.

Los condenados no podrán acercarse ni comunicarse con la víctima durante 20 años y deberán indemnizarla con 12.000 euros.