Desde EQUO condenamos el ataque trilateral de Francia, Reino Unido y EE.UU. sobre Siria, entendiendo que utilizar el argumento del uso de armas químicas sobre población civil, también condenable, no es suficiente para saltarse la legalidad internacional. Los ataques realizados en los últimos días no hacen sino empeorar la situación y aumentar el sufrimiento de la sociedad civil, y pueden dar lugar a una escalada del conflicto.

Las situaciones internas de los países atacantes se sitúan detrás de la decisión tomada: una situación de escándalos semanales por parte de la Administración Trump, un Reino Unido centrado en la gestión de un Brexit que amenaza claramente su crecimiento y una Francia sumida en un gran número de huelgas de los sectores públicos y privados que ponen en jaque al gobierno de Macron.

EQUO ha condenado en numerosas ocasiones la guerra en Siria haciendo un llamado al final de la violencia y exigiendo que tanto las potencias regionales (Arabia Saudí e Irán), como las potencias globales (Rusia,EE.UU y China), saquen sus intereses del territorio sirio, permitiendo que la población civil vaya recuperando la normalidad tras 7 años de violencia extrema.

La comunidad internacional debe centrarse en el fin del conflicto, la posterior reconstrucción y el avance de los pueblos. No a la Guerra.

Deja un comentario