La Justicia chilena condenó este lunes a cuatro exagentes de la dictadura de Augusto Pinochet por el secuestro calificado (desaparición) en 1974 de un contador y dirigente regional del Movimiento de Izquierda Revolucionaria (MIR), según informaron fuentes judiciales.

El tribunal de la Corte de Santiago determinó el fallo de manera unánime y dictó 5 años y un día de prisión para Orlando Manzo Durán, César Manríquez Bravo, Miguel Krassnoff Martchenko y Ciro Torré Sáez en calidad de autores del secuestro de Néstor Alfonso Gallardo Agüero, de 24 años.

Los hechos ocurrieron el 28 de septiembre de 1974, un año después del comienzo de la dictadura chilena (1973-1990), cuando la víctima fue interceptada en la vía pública por civiles armados de la agrupación «Halcón» que dirigía entonces Krassnoff, quien suma más de 600 años de cárcel entre las numerosas condenas que recaen sobre su persona.

Durante la detención de Gallardo, este recibió un disparo y, a pesar de estar herido, fue llevado a un centro de detención de la Dirección de Inteligencia Nacional (DINA), la Policía secreta de Pinochet, en donde se encontraba el sentenciado Torré como jefe del cuartel, según explicó el juez Mario Carroza en el fallo.

«Los detenidos eran sometidos a torturas de diversos tipos con el claro propósito de obtener ellos información relevante sobre su organización y participación de otros integrantes, buscando con ello prevenir y desarticular cualquier oposición al gobierno de facto bajo una política de miedo», afirmó Carroza.

Durante ese tiempo, la víctima quedaba retenida en el centro de detención 4 Álamos, en el sur de la capital chilena, dirigido entonces por Manzo Durán, donde fue visto por última vez, según confirmaron personas que también estuvieron presos en ese lugar y que reconocen haber visto a Gallardo.

Un año después, sin embargo, su nombre apareció entre las víctimas de la Operación Colombo, que fue un montaje de la dictadura para encubrir la desaparición de 119 prisioneros políticos, que hasta incluyó ediciones únicas de dos periódicos apócrifos de Argentina y Brasil, publicados con la ayuda de los servicios de seguridad de esos países.

Según esas publicaciones, los 119 correspondían a miembros del MIR, grupo que combatió contra Pinochet, supuestamente abatidos en purgas internas de esa agrupación.

La prensa chilena, controlada por el régimen de facto, se hizo eco de tales publicaciones con titulares como «Exterminados como ratones».

En el aspecto civil, el fallo condenó al Fisco a pagar una indemnización de 40 millones de pesos (algo más de 60.000 dólares) a una hermana de la víctima.

En Chile, durante la dictadura de Pinochet, según cifras oficiales, unos 3.200 opositores murieron a manos de agentes del Estado, de los que 1.192 figuran aún como detenidos desaparecidos, mientras otros 40.000 fueron torturados y encarcelados.

DEJA UNA RESPUESTA