Fernando Gálvez, conocido como Yung Beef, ha sido condenado a pagar entre 35.000 y 40.000 euros a un extrabajador que denunció un despido improcedente de la empresa que este regenta, La Vendición Records.

El extrabajador fue despedido en 2020, pero el trapero ha tratado de agotar todas las vías judiciales antes de que la sentencia se haga firme y el caso ha terminado pasando por el Tribunal Superior de Justicia de Madrid y al Tribunal Constitucional.

Ahora, inclusive, se espera al dictamen del Tribunal Europeo de Derechos Humanos, al que el trapero ha recurrido para tratar de salir indemne del proceso.

En 2015 el trapero ya tuvo que enfrentarse a un macrojuicio en el que estaban implicados tanto él como su padrastro, Rafael Carrión, además de otra treintena de personas por estafa a entidades financieras y bancarias.

Por este proceso, Carrión, tras aceptar un acuerdo con la Fiscalía fue condenado a tres años y un día de prisión. Young Beef por su parte explicó, en una recogida de firmas para pedir su indulto, que ese acuerdo se debía llevar a cabo para su exculpación.

DEJA UNA RESPUESTA