La Audiencia Provincial de León ha condenado a un cura y a su hermano por abusar sexualmente de un joven de 26 años con una discapacidad. Los acontecimientos sucedieron en 2018 en la localidad de Carrizo de la Ribera, donde el cura “empezó a tocar” a la víctima “sus partes íntimas por encima de la ropa” y a “masturbarle hasta eyacular”.

Según la resolución de la Audiencia el hermano también practicó la masturbación e “intentó penetrar analmente” al joven. De este modo la Justicia condena al cura a dos años y tres meses de prisión por el hecho constatado de un delito continuado de abuso sexual.

Por otra parte, el hermano es de cuatro años y seis meses de cárcel por delito de abuso sexual. Además, deberá indemnizar a la víctima con 6.000 euros en concepto de daño moral, pero el fallo aún no es en firme puesto que la defensa ha recurrido la sentencia.

No obstante, el caso se encuentra en un punto bastante claro debido a que ambos condenados sabían de la discapacidad del joven “ya que es fácilmente reconocible por cualquier persona en una breve conversación que se tenga con él”, han afirmado fuentes a elDiario.es.

Además que es dicha discapacidad la que “vicia su consentimiento para mantener relaciones sexuales al ser fácilmente manipulable y le impide llegar a comprender de forma total las posibles consecuencias y riesgos que para él pueden llegar a tener el realizar según qué actos de carácter sexual”.

En espera de la resolución

Desde la misma Diócesis de León en 2018 se emitió un comunicado, donde se aseguraba que eximia al sacerdote de “sus obligaciones pastorales por un tiempo prudencial”, a la espera de una resolución judicial.

Preguntados por elDiario.es tras la sentencia, la Diócesis apunta que el fallo ha sido recurrido y que tras la denuncia el Obispado apartó al sacerdote “del ejercicio del ministerio”, así como “del trato con personas vulnerables”.

DEJA UNA RESPUESTA