El 23 de mayo, el Tribunal Regional de Oryol confirmó confirmó la decisión, tomada en febrero por el Tribunal de Distrito de Zheleznodorozhny, en Oryol, de condenar a Dennis Christensen a seis años en una colonia penal por “organizar las actividades de una organización extremista”. Desde la declaración de culpabilidad de Dennis Christensen se han llevado a cabo registros en las casas de más de 115 testigos de Jehová, unos registros que han dado lugar a 74 causas penales contra testigos de Jehová en toda Rusia. Con esto, la cifra total de testigos de Jehová sometidos a investigación en el país asciende a 197.

En abril de 2017, el Tribunal Supremo ruso resolvió que la organización de los Testigos de Jehová en Rusia debía prohibirse por extremista, debían detenerse sus actividades y debían confiscarse sus bienes, una decisión que Amnistía Internacional considera que viola flagrantemente el derecho a la libertad de religión.

En respuesta a la decisión de un tribunal de apelación ruso de confirmar la condena de seis años de prisión impuesta a Dennis Christensen, preso de conciencia y testigo de Jehová danés, Natalia Prilutskaya, investigadora de Amnistía Internacional sobre Rusia, ha declarado:

“La decisión de las autoridades rusas de confirmar la condena constituye una afrenta al derecho a libertad de religión y de asociación. Las autoridades han perdido la oportunidad de anular la sombría injusticia realizada con Dennis Christensen, quien fue puesto entre rejas únicamente por ejercer su derecho a la libertad de religión y a mantener sus creencias pacíficas. Dennis Christensen debe quedar en libertad de forma inmediata e incondicional.”

“Para decenas de testigos de Jehová procesados en toda Rusia por la abominable legislación antiextremista, la decisión de hoy transmite el desolador mensaje de que las represalias continuarán, y que pueden venir cosas mucho peores.”

1 Comentario

Deja un comentario