Tras la llamada al orden desde Bruselas y la niet desde Moscú, Rabat sufrió una afrenta diplomática esta vez desde Washington.

Redacción 

Madrid (ECS). – Marruecos ha sufrido recientemente varios reveses en la diplomacia con respecto a la cuestión saharaui. El último vino del Congreso de Estados Unidos, que bloqueó la apertura de un consulado en la ocupada Dajla (antigua Villa Cisneros) y una operación para vender drones armados Reapers, según adelantó La Vanguardia.

Dos compromisos contenidos en el acuerdo sobre el reconocimiento por parte del expresidente Donald Trump de la supuesta soberanía de Marruecos sobre el Sáhara Occidental a cambio de la normalización de las relaciones entre Rabat y el estado hebreo. Citando fuentes del Congreso, el diario español dijo que la comisión de asuntos exteriores de la Cámara de Representantes lleva varios meses bloqueando estos dos compromisos.

Hasta el momento no se ha desvelado el bloqueo de estas promesas en el Congreso, pero, según La Vanguardia , “llevan casi cinco meses congeladas sin que el Departamento de Estado actúe para intentarlo».

La comisión de asuntos exteriores de la Cámara de Representantes solicitó al Departamento de Estado que le informe antes de julio del estado de avance de los contactos en el marco de Naciones Unidas para reactivar las negociaciones, según el diario.

En febrero, 27 senadores, de las dos cámaras, escribieron una carta al presidente Biden, pidiéndole que revocara la decisión de Trump sobre el Sáhara Occidental. En diciembre pasado, el expresidente estadounidense Donald Trump proclamó su reconocimiento de la supuesta soberanía de Marruecos sobre el Sáhara Occidental a cambio de la normalización de las relaciones entre Marruecos e Israel.

El miércoles, el Departamento de Estado de Estados Unidos evocó un cambio de enfoque por parte de la administración Biden con respecto a la cuestión saharaui. El portavoz del Departamento de Estado, Ned Price, dijo en una sesión informativa que su departamento está presionando por «la mejor manera de poner fin a la violencia y lograr un acuerdo duradero».

Y para sostener: “(…) ciertamente habrá que cuestionar la caracterización según la cual habría continuidad, incluso en lo que se refiere a nuestro acercamiento a la región, desde la última administración”.

Durante una reunión celebrada a fines de marzo con el Secretario General de las Naciones Unidas (ONU), Antonio Guterres, el Secretario de Estado estadounidense, Antony Blinken, expresó el apoyo de Estados Unidos a las “negociaciones políticas” con miras a resolver el conflicto e «instó al Secretario General de la ONU a acelerar el nombramiento de un enviado personal al Sáhara Occidental» .

Durante su audiencia de ratificación en el Senado de los Estados Unidos, afirmó que algunos de los incentivos incluidos en los llamados acuerdos “de Abraham” relacionados con la normalización de las relaciones de ciertos países árabes con Israel deben ser objeto de una “cuidadosa consideración”.

Instrumentalización del tema migratorio

El jueves, el Parlamento Europeo adoptó una resolución en la que criticaba el uso que hace Marruecos de la migración con fines políticos, en referencia al hecho de que Rabat permitió el paso de miles de migrantes el pasado mes de mayo, incluidos menores no acompañados, a territorios españoles como reacción a la hospitalización en España del presidente saharaui, Brahim Ghali.

El Parlamento Europeo “rechaza el uso por parte de Marruecos de controles fronterizos y la migración, en particular de menores no acompañados, como medio de presión política sobre un Estado miembro de la Unión, lamenta en particular que niños, menores no acompañados y familias hayan cruzado la frontera entre Marruecos y la ciudad española de Ceuta, poniendo claramente en peligro sus vidas y su seguridad ” , según la resolución.

Recordó que “el ministro de Asuntos Exteriores de Marruecos reconoció que la entrada masiva de miles de personas, incluidos niños, se debió directamente al hecho de que el líder del Frente Polisario había sido recibido en España ” y que “en un comunicado oficial publicado posteriormente, las autoridades marroquíes señalaron como motivo real la posición ambigua de España sobre el Sáhara Occidental” .

Asimismo, el Parlamento “recuerda que la protección y seguridad de Ceuta concierne al conjunto de la Unión Europea porque la ciudad autónoma forma parte de sus fronteras exteriores”. El mismo día, la portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores de Rusia, Maria Zajarova, afirmó que la posición de su país frente a la cuestión saharaui “no ha cambiado” .

Precisó que “la solución definitiva del conflicto solo se puede lograr mediante la aplicación de las resoluciones pertinentes emitidas por la Asamblea General y el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas en el marco de medidas acordes con los principios y objetivos de la carta de las Naciones Unidas”.

Registrado desde 1966 en la lista de territorios no autónomos y, por lo tanto, elegible para la aplicación de la resolución 1514 de la Asamblea General de la ONU sobre la declaración sobre la concesión de la independencia a los países y pueblos coloniales, el Sáhara Occidental es la última colonia de África, ocupada desde 1975 por Marruecos, apoyada por Francia.

La Reunión del Comité de Descolonización

El Comité Especial encargado de estudiar la situación de la aplicación de la Declaración sobre la concesión de la independencia a los países y pueblos coloniales, conocido como Comité de los Veinticuatro, examina desde ayer, en el marco de su período de sesiones sustantivo (14-25 de junio) la situación en el Sáhara Occidental, según informa APS.

Cada año, el Comité Especial de los Veinticuatro examina la lista de territorios no autónomos a los que se aplica la Declaración. Escucha declaraciones de representantes de territorios no autónomos durante sus períodos de sesiones anuales, envía misiones técnicas a esos territorios y organiza conferencias regionales cada año.

También “difunde información sobre la descolonización, información relacionada con territorios no autónomos comunicada en aplicación del párrafo e del artículo 73 de la Carta de las Naciones Unidas y sobre la cuestión del envío de misiones a los territorios en cuestión”.

Además del Sáhara Occidental, las cuestiones de Gibraltar y Tokelau y las de otros territorios no autónomos también figuran en el el orden del día del período de sesiones sustantivo anual del Comité, que fue establecido en 1961 por la Asamblea General, de la que es el órgano subsidiario encargado de la cuestión de la descolonización, de conformidad con lo dispuesto en la resolución 1654 (XVI) de 27 de noviembre de 1961. 

Fuente: El confidencial Saharaui

DEJA UNA RESPUESTA