El Consejo de Ministros aprueba hoy el proyecto de Ley de los Presupuestos Generales del Estado de 2019, sin tener cerrados los apoyos políticos suficientes para aplicarlos a la espera de las negociaciones con los independentistas catalanes.

El Partido Popular y Ciudadanos esperan que las cuentas se ajusten a la senda de déficit vigente, la aprobada por el Gobierno de Rajoy, después de que el Parlamento rechazase dos veces los objetivos más sociales propuestos por el Ejecutivo del PSOE y acordados con Unidos Podemos. Esto fuerza a ajustar a la baja el techo de gasto informado en julio a las Cortes, que se elevó un 4,4 % respecto al de 2018, hasta 125.064 millones de euros.

Para el Estado se trata solo de una décima de diferencia, lo que obliga a restar unos 1.200 millones de gasto que podrían repercutir en un menor crecimiento de la inversión estatal. A ello se suma el menor crecimiento previsto para este año, que el Gobierno rebajará una décima, del 2,3 al 2,2 %, lo que podría influir en los ingresos inicialmente calculados para 2019.

De esta forma, el presupuesto se elabora con una meta de déficit del 0,3 % del PIB para la Administración Central y del 0,9 % para la Seguridad Social, dentro del objetivo global para el conjunto de las administraciones del 1,3.

Deja un comentario