El Consejo de Ministros ha aprobado la revalorización del 0,25% de las pensiones públicas para 2018, unos 1,61 euros de media al mes para la pensión más habitual que se sitúa en 645 euros y de 2,31 euros de media al mes para cada pensionista, el mínimo que establece la Ley. Se trata de una decisión unilateral del Gobierno que vuelve a condenar a los más de 10 millones de pensionistas a perder poder adquisitivo, del 1,25%.

Los sindicatos, como UGT, indican que es necesaria una revalorización de las pensiones en un 1,5% para 2018, ajustándolas así a la inflación, pero el Gobierno ya ha vetado la proposición de ley que presentaron la mayoría de los grupos parlamentarios para asegurar esta subida. UGT propone asegurar el poder adquisitivo de las pensiones incluyendo también una cláusula de revisión a final de año para que no lleguemos a un sistema de pensiones mínimas.

El coste total de la revalorización para 2018 alcanza los 297,32 millones de euros y el límite máximo de pensiones públicas se fija a partir del 1 de enero de 2018 en 2.580,13 euros por mes (el pasado año era de 2.573,70).

El Gobierno, que ya ha liquidado 74.400 millones de la hucha de las pensiones y ha endeudado a la Seguridad Social con otros 10.200 en apenas seis años, parece cada vez más preocupado en bajar las pensiones año a año para favorecer los fondos privados, hablábamos de ello y del engaño que suponen en este artículo: “La gran estafa de los planes de pensiones“.

Según el consejo de Inversión a Fondo, la elección del plan de pensiones como instrumento de ahorro a largo plazo sólo resulta rentable para quien cuente, a partir de 2015, con tramos impositivos superiores a los 60.000 euros y tipos del 47%, solo un 10% de la población.

 

Deja un comentario