Nuestro sistema inmunológico, o conocido popularmente como nuestras defensas, es esa barrera en nuestro organismo, que nos protege frente agresiones externas, como pueden ser bacterias y virus. Existen multitud de factores relacionados con el estilo de vida, que influyen en nuestro sistema inmunitario, como puede ser una alimentación equilibrada rica en vitaminas y nutrientes, dormir suficientes horas e intentar mantener el estrés a raya.

Además, en circunstancias en que así lo requieran, podemos aprovechar una amplia variedad de productos naturales.  Por ejemplo, en el cambio de otoño a invierno o cuando creemos que alguna gripe nos acecha, existen suplementos con ingredientes naturales destinados a darle un empujón a nuestras defensas. Y ahora más que nunca, dada la situación que estamos viviendo, es más que recomendable tener en cuenta estas diferentes opciones para tener nuestras defensas a punto. Alicia, de la parafarmacia online El Búho Verde, nos recomienda los siguientes:

Equinácea

La Equinácea (Equinacea purpurea y Equinacea angustifolia) es una planta que se ha hecho un hueco más que merecido en el mundo de la medicina natural, gracias a sus propiedades. Está comprobado que la Equinácea ayuda a estimular nuestras defensas, sobre todo cuando el sistema inmunológico está debilitado y necesita una ayuda extra. También, la Equinácea resulta muy útil cuando se quieren prevenir catarros o resfriados, y para sobreponerse de los síntomas una vez éstos han aparecido.

Vitamina C

Sin duda si hay una vitamina asociada a nuestro sistema inmunitario, esa es la Vitamina C. Presente en frutas como el limón, la naranja o el kiwi, y en diferentes hortalizas, la vitamina C o ácido ascórbico, aumenta la respuesta de los leucocitos y el interferón, y además es un poderoso antioxidante. 

El camu camu, la acerola y el escaramujo, son las frutas con mayor contenido en vitamina C, por eso es frecuente verlas en muchos complementos alimenticios como fuente de esta vitamina.

Propóleo o Própolis

Otra sustancia muy popular, y que funciona muy bien en combinación con la Equinácea, es el Propóleo o Própolis. Esta resina producida por las abejas, es utilizada por sus propiedades antibacterianas y antivíricas, resultando muy útil para afecciones respiratorias, como catarros y constipados. Además, también está comprobado que contribuye a estimular las defensas, por lo que es uno de esos ingredientes naturales que suelen estar presentes en este tipo de suplementos.

Uña de Gato

Esta planta de nombre tan llamativo, se lleva usando desde hace siglos por sus beneficio sobre la salud. La Uña de Gato (Uncaria tormentosa) tiene una serie de ingredientes activos llamados alcaloides y terpenos, que cuentan con diferentes propiedades, desde antivíricas, a analgésicas y antivirales.

Además de estimular nuestras defensas de manera natural, la Uña de Gato puede ayudar a mejorar la recuperación en resfriados, bronquitis y otras enfermedades.

Hongos medicinales como el Reishi y el Maitake

Cada vez más populares en Occidente, los hongos como el Reishi, Shiitake, Maitake y Cordyceps, tienen un largo recorrido en la medicina tradicional china gracias su contenido en betaglucanos y en vitaminas del grupo B. Estos ingredientes activos, ayudan a preparar al organismo para una respuesta inmune eficiente contra los agentes patógenos.

Otros productos naturales para las defensas

La lista de suplementos naturales para estimular las defensas es larga, y podríamos incluir por ejemplo a la Vitamina D, la Jalea Real, el Calostro, e incluso los Probióticos. Si estás interesado en conocer todas las opciones que tienes a tu alcance y cómo pueden ayudarte, siempre puedes recurrir a los consejos de un profesional o buscar información en un lugar especializado.

Recomendaciones a la hora de elegir un suplemento para el sistema inmunológico

  1. Lee bien la etiqueta para entender los ingredientes que componen el producto, las cantidades y las dosis
  2. Ten en cuenta que existen fórmulas que combinan varios de estos ingredientes, para una mayor eficacia gracias a su acción en sinergia. Por ejemplo, es muy común encontrar complementos alimenticios con Equinácea, Propóleo y Vitamina C, y fórmulas muy potentes con varios hongos y plantas como la Uña de Gato.
  3. Los niños también tienen suplementos pensados para ellos. Si quieres fortalecer las defensas de los más pequeños, busca productos específicos para el consumo infantil.
  4. Respeta siempre las dosis recomendadas, y si tienes dudas de cara a tu situación particular, consulta con un profesional
  5. Recuerda que ningún complemento alimenticio sustituye una dieta equilibrada ni un estilo de vida saludable.