La Unión Cristianodemócrata (CDU) alemana, el partido de la canciller Angela Merkel, firmó hoy un nuevo pacto de coalición con los Verdes en Hesse, el «Land» alemán al que pertenece la capital financiera y banquera del país, Fráncfort.

El jefe del Gobierno regional, Volker Bouffier, y el líder de la formación ecologista, Tarek al Wazir, suscribieron el documento, refrendado el sábado por ambos partidos y que supone reeditar la alianza con la que gobiernan en este estado federado desde 2014.

La firma se produce dos meses después de los comicios regionales en ese «Land», donde las grandes formaciones -tanto la CDU como el Partido Socialdemócrata (SPD)- sufrieron una dura caída de votos, mientras que los Verdes experimentaron un fuerte despegue.

Los conservadores obtuvieron un 27 % de los votos, un descenso de 11 puntos respecto a las anteriores regionales, mientras que los Verdes subieron a un 19,8 %, un ascenso de más de 8 puntos.

El SPD, socios de Merkel en Berlín, perdieron también once puntos y quedaron en tercera posición con el mismo porcentaje que los Verdes, aunque con ligera ventaja para los ecologistas.

La ultraderechista Alternativa para Alemania (AfD) quedó en cuarta posición con un 13 %, lo que supuso una subida de 9 puntos y dio a esa formación escaños en el último parlamento regional del país en que aún no tenía aún representación.

La caída de votos en ese «Land» del oeste de Alemania sucedió a la pérdida de la mayoría absoluta de los conservadores de Baviera, a principios de octubre.

Un día después de los comicios de Hesse, Merkel anunció que no optaría a su reelección como líder de la CDU y que no presentará otra candidatura como canciller al fin de la presente legislatura.

La sucesión de Merkel al frente de la CDU se saldó en el congreso del partido del pasado diciembre a favor de la continuista Annegret Kramp-Karrenbauer, quien se impuso por una diferencia ajustada sobre el candidato del ala más derechista del partido, Friedrich Merz.