El pasado 20 de junio, la constructora Levitt, propietaria del terreno donde se ubica el edificio de Kodak, solicitó mediante registro que se le concediera licencia para demoler el edificio principal del complejo de Kodak. A ello hay que sumar la pretensión de la constructora de derribar la nave posterior, que forma parte del mismo conjunto, mediante el proyecto de urbanización aprobado inicialmente hace un año por el gobierno local del Partido Popular.

Contigo por Las Rozas exige al Equipo de Gobierno del Partido Popular que no otorgue esta licencia de demolición, ya que el edificio principal se encuentra en proceso de inclusión en el Catálogo de Bienes Protegidos de Las Rozas por su valor patrimonial.

El portavoz de Contigo, Gonzalo Sánchez Toscano ha señalado que si la Junta de Gobierno Local concediera dicha licencia, “nuestro grupo municipal denunciaría al Gobierno, encabezado por el Alcalde, José de la Uz, por prevaricación y por delitos contra el patrimonio histórico de Las Rozas”. Y es que el Edificio Kodak ha sido objeto de varios informes vinculantes por parte de la Comunidad de Madrid en el que se señalan sus valores patrimoniales y se indica inequívocamente que debe ser protegido, como reconoce el propio Equipo de Gobierno.

La constructora Levitt ha presentado un proyecto de urbanización que afectaría a este conjunto arquitectónico y que supondría la tala de más de 1.400 árboles y la destrucción de parte de la antigua fábrica. Ante esta situación, desde Contigo por Las Rozas se encargó un informe independiente a la Universidad  Politécnica para conocer el valor del inmueble. En dicho documento se indica que  el conjunto arquitectónico, es decir, el edificio principal de oficinas, el inmueble de conexión y las naves de almacenamiento, el estanque y el ajardinamiento constituyen una unidad de diseño integral y un ejemplo de diálogo entre la arquitectura y su entorno que debe ser protegido.

Ante la posibilidad de que el edificio principal se incluyese en el Catálogo y de esa forma la constructora no pudiese llevar a cabo la construcción de cerca de 1.000 viviendas Levitt ha dejado durante meses sin seguridad y a merced de saqueadores el edificio, lo que ha provocado que el edificio se degrade, hasta tal punto que se ha destruido y saqueado buena parte del inmueble, llegando a perder un elemento estructural del edificio principal, tal y como ha señalado la arquitecta municipal en un informe. “Ahora nos encontramos que van un paso más allá y piden destruir un valor patrimonial de los roceños. Esperamos que el alcalde ponga fin a las pretensiones de la empresa constructora” finaliza Sánchez Toscano.

 

Deja un comentario