El Papa ha expulsado a dos de los cardenales implicados en casos de pederastia que están participando en la reforma de la Curia vaticana: los cardenales George Pell y Francisco Javier Errázuriz.

George Pell

Este mismo miércoles comenzaba en Australia el juicio contra el cardenal George Pell, jefe de las finanzas del Vaticano, que se enfrenta a “múltiples” acusaciones a lo largo de varias décadas por abuso sexual infantil.

Mientras, el cardenal Francisco Javier Errázuriz ha sido denunciado por las víctimas de Fernando Karadima, ya condenado, en la investigación en Chile por los casos denunciados en el seno de la Iglesia. El escándalo de la Iglesia chilena, en la que al menos un tercio de sus obispos ha sido acusado de encubrimiento, ha motivado una investigación detallada de la Fiscalía, que el 21 de agosto ha citado como imputado al cardenal de Santiago de Chile, Ricardo Ezzati, y se plantea hacer lo mismo con Errázuriz.

Los abusos sexuales a menores siguen marcando a la Iglesia en una semana en la que se ha hecho público un informe judicial que acusa a más de 300 sacerdotes por hechos de este tipo en el Estado de Pensilvania (EEUU). La Corte Suprema de Pensilvania daba a conocer un extenso informe que documenta 1.000 casos en seis diócesis y acusa a 300 sacerdotes.

Sabemos que ya han oído hablar de casos como este. Ha habido otros informes sobre el abuso sexual a niños dentro de la Iglesia Católica. Pero nunca a esta escala“, arranca el documento que acredita cómo durante más de 70 años la Iglesia ha ocultado estos casos trasladando a los presuntos agresores de una diócesis a otra.

 

Deja un comentario