Cuando se habla de ocio y tiempo libre, estos conceptos suelen estar relacionados como si fueran sinónimos, pero hay que considerar que aunque exista una estrecha relación entre los dos conceptos, son conceptos diferentes. El tiempo libre se define como el tiempo fuera de las obligaciones personales, el tiempo que queda después de que se satisfacen todas las necesidades y obligaciones. Por su parte, el ocio significa la forma en que se ocupa dicho tiempo libre.

Los dos términos pueden formar parte del futuro profesional de muchos y muchas ciudadanas si consideran que la mejor opción para trabajar es el deporte (monitor deportivo), la gestión de un comedor escolar (monitor de Comedores Escolares) o el desarrollo de técnicas en actividades de tiempo libre (Técnicas y Recursos de Animación en Actividades de Tiempo Libre)

Según la socióloga francesa Christine Chevalier: «El ocio es un conjunto de ocupaciones a las que el individuo puede entregarse de manera completamente voluntaria tras haberse liberado de sus obligaciones profesionales, familiares, y sociales, para descansar, para divertirse, y sentirse relajado para desarrollar su información o su formación desinteresada, o para participar voluntariamente en la vida social de su comunidad». Por ello tenemos que ser conscientes de la importancia de esta actividad.

En la vida cotidiana, el ocio constituye relaciones dialógicas con otros campos además del trabajo: la educación, la política, la economía, el lenguaje, la salud, el arte, la ciencia y la naturaleza, entre otras dimensiones de la vida, siendo parte integrante y constitutiva de cada sociedad.

Para los autores Gomes y Elizalde, el ocio es entendido como una necesidad humana y dimensión de la cultura caracterizada por la vivencia lúdica de manifestaciones culturales en el tiempo/espacio social. Así, el ocio se constituye en la articulación de tres elementos fundamentales: la ludicidad, las manifestaciones culturales y el tiempo/espacio social.

Una actividad en auge

Del desarrollo y características de nuestra sociedad podemos inferir cuáles son las necesidades y requerimientos sociales actuales: a mayor número de horas de tiempo libre, mayor demanda de los consumidores. Sin tener ya en cuenta la situación de pandemia actual, el resultado del desarrollo tecnológico es aumentar la producción y reducir el tiempo de trabajo de las personas, lo que crea un espacio temporal para «llenar» el espacio que antes ocupaba el trabajo.

La disponibilidad permite a las personas plantearse satisfacer otras necesidades además de la vida: crecimiento personal, cuidado del cuerpo, viajes, contacto con la naturaleza, etc. La mayoría de la gente no adopta este método porque la industria del ocio ha hecho algunas sugerencias, lo que significa que la persona no tiene que «participar directamente» en su gestión, sino que puede convertirse en un consumidor pasivo.

La crisis sanitaria ha provocado que se reconsideren las bases de la educación y ser monitor de ocio y tiempo libre es un buen camino con futuro.