Robin Rathmell, abogado de Corinna zu Sayn Wittgenstein, conocida ahora como Corinna Larsen, ha comentado a este medio la «desinformación» a la que es expuesta su clienta «en los medios de comunicación españoles».

El abogado hace esta aclaración en relación a la noticia que saltó la semana pasada que afirmaba que la empresaria informó hace dos años a la Casa Real del acoso y las amenazas a la que estaba siendo sometida.

«El marzo pasado, enviamos una carta a la Casa Real solicitando un diálogo de buena fe en el contexto de la campaña de abuso que se libró contra Corinna Larsen, que la llevó a ser arrastrada a los procedimientos suizos en relación con eventos en los que ella no estaba involucrada», asegura Rathmell.

El abogado afirma que «después de que el Rey Emérito vino a visitar a nuestra cliente, enviamos varias cartas de seguimiento, sin hacer demandas, pero nuestras solicitudes de buena fe para un diálogo nuevamente quedaron sustancialmente sin respuesta».

«Nos sorprende que ciertas personas ahora afirman que hubo algún tipo de «chantaje» u otro propósito inapropiado. Esto no solo es absurdo, sino que las letras hablarán por sí mismas. Nuestra Cliente solo ha querido poner fin a la campaña de acoso contra ella y salvaguardar la seguridad de ella y sus hijos».

«Nunca se han hecho demandas indebidas (financieras o de otro tipo) a la Casa Real, de hecho, nuestro cliente quería que la Casa Real tuviera todos los hechos relevantes para hacer su propia evaluación de su posición en estos asuntos serios».