El impacto del coronavirus en la actividad económica se ha reflejado en una caída del Producto Interior Bruto (PIB) del 11 % en 2020, el mayor descenso anual de toda la serie histórica, que arranca en 1970, según publica el Instituto Nacional de Estadística (INE). Con este desplome la economía española deja atrás seis años de crecimiento, después de iniciar una senda expansiva desde 2014.

Hasta ahora, el mayor descenso anual del PIB se había registrado en 2009, en plena crisis financiera, con un retroceso del 3,8 %, pero la crisis de la COVID-19 han batido todos los récords. Es necesario remontarse a la Guerra Civil para encontrar un dato peor al avanzado este viernes.

El repunte del 0,4 % en el cuarto trimestre no ha sido suficiente para compensar la parálisis de la actividad en marzo y las posteriores restricciones puestas en marcha para frenar los contagios. De hecho, la economía española no ha podido recuperarse aún del histórico desplome del 17,9 % sufrido de abril a junio, pese a recuperar parte de lo perdido en el tercer trimestre, cuando avanzó un 16,4 %.

No obstante, el desplome final del 11 % de este 2020 ha mejorado levemente lo que anticipaban los expertos. El FMI publicó su estimación esta misma semana previendo una caída del 11,1 %. El Banco de España, por su parte, abogaba por una contracción de entre un 10,7 y un 11,6 %. Mientras que la Comisión Europea calculaba que la economía española retrocedería un 12,4 % en 2020.

El dato mejora además la previsión del Gobierno, que estimaba un retroceso del 11,2 % para este año. El motivo es que la recuperación se mantuvo en el último trimestre del año, un dato que ha estado en duda hasta el último momento. A precios corrientes, el PIB de 2020 se situó en 1.119.976 millones de euros, un 10 % menos que en 2019.