El Gobierno de Costa Rica informó este lunes de que tras varias reuniones con los pueblos indígenas de Salitre y Térraba (sur del país), ha alcanzado varios acuerdos sobre seguridad y saneamiento territorial, esto luego de que fuera asesinado un líder comunal.

Las autoridades indicaron que los acercamientos iniciaron con el objetivo de dialogar sobre las medidas cautelares vigentes de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) para la zona y establecer una nueva ruta para acciones futuras en diversas áreas.

«El objetivo de la reunión fue darle seguimiento a las acciones y medidas de implementación efectiva de un protocolo que aplica el Estado», destacó el viceministro de la Presidencia en Asuntos Políticos y Diálogo Ciudadano, Juan Alfaro.

El diálogo entre el Gobierno y los pueblos indígenas fue retomado luego de que el pasado mes de marzo fuera asesinado a balazos Sergio Rojas, un líder indígena de la etnia bribri, que en los últimos años había sido una de las figuras en la lucha por recuperar tierras ancestrales en Salitre, provincia de Puntarenas (sur).

Tras la reunión, las partes acordaron darle continuidad a la labor de las comisiones de seguridad y la de saneamiento territorial en ambos lugares.

Además, se trabajará de forma independiente en los territorios indígenas de Térraba y Salitre, procurando atender el factor de mayor preocupación de los pobladores indígenas.

El viceministro Alfaro expresó que el compromiso del Gobierno es dar cumplimiento efectivo a la medida cautelar establecida por la CIDH, y ante todo, «continuar en un proceso constructivo de diálogo y respeto de los derechos de los pueblos indígenas en el marco del Sistema Interamericano de Derechos Humanos y del Estado de Derecho costarricense».

Luego de la exposición y entrega del plan operativo para actualizar las medidas de seguridad, habrá una reunión de ambas comisiones en la semana del 22 al 26 de abril en la localidad de Buenos Aires, en el sur de la provincia de Puntarenas.

Los territorios indígenas de Salitre y Térraba, provincia de Puntarenas (sur) tienen desde 2015 medidas cautelares por parte CIDH con el objetivo de garantizar la vida y la seguridad de las personas indígenas, en el marco de un conflicto por la recuperación de tierras que ha tenido numerosos episodios de violencia.

En enero de 2017 el Gobierno de Costa Rica anunció la suscripción de acuerdos con las comunidades indígenas Térraba y Salitre, con el fin de cumplir con las medidas cautelares de la Comisión Interamericana.

Los acuerdos incluyen medidas de seguridad y esfuerzos para avanzar en el saneamiento territorial en ambos lugares.

Sin embargo, organizaciones indígenas aseguran que las medidas de seguridad no han sido suficientes, mientras la Defensoría de los Habitantes denunció que las usurpaciones al territorio indígena son «constantes» ante el avance «sumamente lento» de un plan de recuperación de tierras.

Algunas organizaciones sociales han responsabilizado al Estado por el asesinato del líder indígena Rojas, pues aseguran que no ha cumplido con las medidas de protección ordenadas por la CIDH.

El asesinato del dirigente indígena está en manos de un grupo especializado de fiscales, mientras el Gobierno ha lamentado el crimen y ha prometido hacer sus mayores esfuerzos para llevar a los responsables ante la justicia.