El sindicato de Profesionais da Sanidade Galega Pública (PROSAGAP) acusa ante la Fiscalía a diez altos cargos de la Consellería de Sanidade por repartir material de protección sin los estándares mínimos de calidad «poniendo en peligro la salud de profesionales, pacientes y familiares».

La denuncia ha sido formulada contra el conselleiro de Sanidade, Jesús Vázquez Almuíña, el gerente del Servizo Galego de Saúde (SERGAS) Antonio Fernández-Campa García-Bernardo, la directora xeral de Rrecursos Humanos del SERGAS Margarita Prado Vaamonde, el gerente del Área Sanitaria de Ourense, Verín e Valdeorras Félix Rubial Bernárdez, la gerente del Área Sanitaria de Santiago y Barbanza Eloina Núñez Masid , el gerente del Área Sanitaria de Coruña e Cee Luis Verde Remeseiro, el gerente del área sanitaria de Vigo Julio García Comesaña, el gerente del Área Sanitaria de Pontevedra e O Salnés José Ramón Gómez Fernández, el gerente del Área Sanitaria de Ferrol Ángel Facio Villanueva y el gerente del Área Sanitaria de Lugo, A Mariña y Monforte de Lemos Ramón Ares Rico.

El sindicato relata en un comunicado que «en plena crisis sanitaria producida por un virus altamente contagioso, a los sanitarios y sanitarias de la sanidad pública gallega nos fue entregado, por parte del SERGAS y a modo de protección, mascarillas deficientes que no cumplían con los estándares mínimos de calidad» y que, aunque los problemas del material sanitario fueron identificados, «las autoridades responsables siguieron promoviendo su uso, tardando más de lo debido en retirarlas y proniendo así en peligro la salud de profesionales, pacientes y familiares».

PROSAGAP considera que la falta de control sobre las partidas de material defectuoso constituye «un atentado contra el derecho a la salud y la integridad física y psíquica de los profesionales, de los pacientes y de sus familias», y que también puede atentar contra los derechos de los trabajadores por la omisión de medidas de seguridad e higiene en el entorno laboral.