El diputado Antón Sánchez denunció el viernes en el Parlamento de Galicia que «las políticas de precarización y mercantilización del bienestar de los mayores» llevada a cabo por el Gobierno del Partido Popular han derivado en una situación inasumible agudizada por la crisis del coronavirus.

Antón Sánchez reclama «un giro de 180 grados» en las políticas de protección a las personas mayores de la Xunta de Galicia / Creative Commons

Tras la comparecencia de la conselleira de Política Social Fabiola García, el portavoz de Galicia en Común-Anova Mareas reclamó al Ejecutivo de la Xunta «un giro de 180 grados en sus políticas» que «están poniendo el negocio por encima de las personas», urgiendo al Gobierno gallego a intervenir las residencias de mayores ante la situación que se está dando en estos centros por el impacto de la pandemia.

Sánchez recordó que la Xunta de Galicia «llegó tarde» a la hora de tomar medidas, teniendo en cuenta que «venimos de una situación muy difícil porque el Gobierno de Feijóo lleva 11 años recortando y privatizando la atención a las personas mayores». Para el diputado, el PP gallego está actuando «con un cinismo absoluto» al acusar a los grupos parlamentarios de «falta de lealtad» y alabar a los y las profesionales de las residencias de mayores «tras estar 11 años sin escucharlos e ignorando sus demandas».

«Lo que estamos viviendo es la consecuencia lógica de las políticas de precarización y mercantilización del bienestar de los mayores, poniendo el negocio por encima de las personas» -denunció el portavoz-, recordando que fue el propio Consello de Contas en su último informe el que indica que «Galicia tiene un 3,05% de plazas por habitante mayor de 65 años, cuando la media estatal es el 4%», alertando igualmente de que el texto afirma «que se apreciaron irregularidades» y desde la Xunta «no se iniciaron expedientes sancionadores contra esas residencias que incumplían la legalidad».

«Galicia es líder en privatización de este sector en el Estado y eso se nota en la atención a nuestros mayores» -afirmó el diputado-,remarcando que «va a haber un antes y un después de la crisis del coronavirus en la atención a los mayores porque no puede ser que el negocio esté por encima de las personas«.

Asimismo, el también portavoz nacional de Anova recordó que durante los 11 años del Gobierno Feijóo «no se construyeron residencias de gestión pública directa cuando los datos demuestran que tienen mejor calidad asistencial que las privadas».

Ante esta situación, demandó que se escuchen las propuestas que están poniendo sobre la mesa los y las profesionales del sector. «Hay que intervenir todas las residencias afectadas para poder aplicar los protocolos. El personal quiere hacer bien las cosas, pero no tiene medios. Es precisa una inspección inmediata de las residencias y un mando único efectivo. Se está demostrando que no hay capacidad para aplicar los protocolos en todas las residencias. Para eso hay que reforzar el personal, los recursos y la formación» -sentenció Antón Sánchez-.