Desde la Asociación Galega para a Defensa da Sanidade Pública reclaman al Gobierno gallego «que además de exaltarse de sus éxitos tenga también una actitud autocrítica y sea capaz de reconocer que las políticas de recortes que implementaron son la causa de buena parte del sufrimiento y de las incertidumbres que llevan acontecido durante estas últimas semanas».

La AGDSP reclama «autocrítica» en el Gobierno de Feijóo por los recortes de la última década que ahora dificultan la lucha contra la COVID-19 / Creative Commons

El colectivo afirma en un comunicado ser consciente «de la complejidad y magnitud de esta pandemia» y también de sus dificultades, pero también insiste en que muchas de las situaciones críticas que se están viviendo no tienen tanto que ver con la aparición de la COVID-19 como con «los déficits, recortes y privatizaciones que se han hecho a lo largo de estos años por el Sr. Feijóo y las políticas neoliberales del PP», en un momento en el que esta formación política debería hablar «no sólo de lo que les es favorable para sacar ventaja política».

Para la AGDSP, en esta pandemia los servicios de salud pública se han revelado «como una parte esencial y fundamental» y analizando la evolución histórica de la inversión sanitaria a nivel gallego no hay razón aparente «para sacar pecho» desde el Partido Popular en el Gobierno de la Xunta y desde su presidente, Alberto Núñez Feijóo al existir en este terreno «un constante recorte y reducción de presupuesto en epidemiología y lucha contra las infecciones», que tan sólo reciben el 0,9% del presupuesto sanitario, siendo la mayoría para organizaciones privadas. La falta de camas tras los recortes en el sistema público «generó el temor en la Xunta de que los hospitales y las UCI quedaran desbordados», pero aún ante este riesgo «el Gobierno de la Xunta apostó por proteger los intereses de los hospitales privados y planteó la creación de hospitales de campaña», algo que «ya había mostrado su fracaso en Madrid», algo que «podría haberse evitado interviniendo hospitales privados».

Por otra parte, desde la asociación, denuncian que desde la Xunta la gestión de los equipos de protección individual (EPIs) y otras medidas de prevención de riesgos laborales «han sido muy erráticas y con constantes desabastecimientos de material y medios» en recintos sanitarios y geriátricos, a pesar de tener el Gobierno de Alberto Núñez Feijóo «total capacidad de gestión en este terreno».

Además, critican que desde el Gobierno del PP «se estableció desde el inicio de la pandemia un constante pulso y competencia con el Gobierno del Estado, responsabilizando al Ejecutivo de Pedro Sánchez de la culpa «cuando las cosas no funcionan», pero siendo «un paradigma de la eficacia» cuando van bien, como por ejemplo en el caso de los test diagnóstivos, en lo que supuso un nuevo desprósito por parte del presidente de la Xunta.

Para la asociación la realidad es que las políticas de la Xunta en el terreno sociosanitario «requieren de una urgente evaluación» en forma de auditoría, pues «la pandemia reveló una situación muy preocupante y una total talta de supervisión y vigilancia por parte de las autoridades» tanto en residencias, que han sido los principales focos de contagio, como en centros sanitarios anteponiéndose en ambos casos «los beneficios económicos por delante de las necesidades de los usuarios». Por este motivo la AGDSP exige «que se depuren las responsabilidades».

Para la entidad, la situación actual ha servido para comprobar que «esa máxima» vendida desde el PP, de que la gestión privada es «mucho más eficiente» no es más «que una gran mentira» que sigue siéndolo por mucho que se repita una y otra vez desde el actual Gobierno autonómico.