Dos de cada tres rusos (el 66%) lamentan el derrumbe de la Unión Soviética.

Lo sostiene un sondeo del instituto independiente Levada. El número de rusos que extrañan a la exURSS aumentó 12% desde noviembre de 2017.

Solo un cuarto de los rusos no muestra nostalgia de la Unión Soviética. Sin embargo, la cifra está en caída, del 37% en 2015 al 28% en 2016 y al 26% del año pasado.

El 52% de los entrevistados que se lamenta del derrumbe de la exURSS aduce como argumento «la interrupción del sistema económico integral», mientras para el 26% la razón principal es la nostalgia de «pertenecer a una gran nación».

El 60% de los entrevistados declaró que el desplome de la Unión Soviética hubiera podido evitarse. Se trata de un aumento del 8% en un año.

Según la opinión del 27% de los entrevistados, la Unión Soviética estaba destinada a colapsar. Ese número está en caída, del 39% de 2015 al 33% en 2016 y el 29% en 2017. Levada entrevistó a 1.600 personas mayores de 18 años en 136 localidades en 52 territorios rusos.