Ríos de tinta han corrido sobre el apogeo vírico en España, pero, desgraciadamente, ya no está sola en Europa en niveles de contagios y transmisión.

Recientemente se disponía a España como uno de los epicentros a nivel europeo en cuanto a contagios por coronavirus.

Esto no es motivo de celebración, puesto que la mayoría de las comunidades españolas siguen por encima de los umbrales máximos preocupantes expuestos por la OMS.

Las malas noticias se expanden mientras la OMS anuncia y alerta sobre los nuevos niveles de crecimiento, que se suman al hartazgo de la situación de la población.

Aunque España fue el primer país donde llegó la segunda ola de contagios en Europa, explica ElDiario.es, «las cifras muestran que la curva de infecciones en el continente europeo sigue ascendiendo a mucha velocidad, convirtiéndose en el segundo que más casos ha confirmado en la última semana, solo por detrás de Asia».

Según los datos se reportan mayores contagios y datos de crecimiento mayores que en abril y mayo.