Este lunes se conocía la noticia de que el senador del PP, David Erguido, renunciaba a su escaño tras haber sido citado el día 23 de octubre en calidad de investigado por el juez de la Audiencia Nacional que instruye la macrocausa Púnica.

Desde el partido comunicaban la semana pasada que acudiría voluntariamente a declarar, a pesar de no estar obligado a hacerlo por ser aforado ante el supremo, tras ser citado como investigado en el marco de la pieza separada número 7 relativa a contratos de distintos ayuntamientos madrileños con la empresa Waiter Music.

Según el escrito de Fiscalía, entre 2007 y 2014 el ayuntamiento de Algete pagó a empresas de José Luis Huerta (Waiter Music) aproximadamente 1,9 millones de euros, una operación que se produjo tras la entrada como alcaldesa del Ayuntamiento de Algete de Inmaculada Juárez Menéndez, que encargó como responsable directo para las cuestiones de festejos a su primer teniente de alcalde, David Erguido Cano, y a su cargo de confianza Lorenzo del Triunfo Calleja».

Este elevado grado de facturación de Waiter Music, gracias a los contratos suscritos en Algete y otros ayuntamientos de la Comunidad de Madrid, se produjeron gracias a la intermediación de Francisco Granados, principal investigado en Púnica.

El escrito de la Fiscalía apunta que en el caso de Algete existen indicios de un delito continuado de prevaricación administrativa, de un delito continuado de falsedad en documento mercantil y oficial por incorporación, así como de un delito de continuado de malversación y delitos de cohecho.

Tanto los delitos por posible malversación como los cohechos ya estarían prescritos, por lo que el procedimiento continuaría por un posible delito continuado de prevaricación.

Aunque los estatutos del Partido Popular no establecen que un cargo público se aparte hasta el momento de la apertura del juicio oral, Erguido ha decidido dar ese paso y renunciar a su escaño en el Senado.

El partido está siendo duramente golpeado en estos días por otro escándalo de corrupción, la llamada «operación Kitchen» relativa al presunto espionaje al extesorero del partido Luis Bárcenas. Con su decisión, Erguido pretende que su caso no erosione todavía más al partido.

En las últimas semanas, Pablo Casado ha recordado sus promesas de «ejemplaridad» y «tolerancia cero» contra la corrupción con las que se presentó hace dos años al Congreso del partido y el hecho de que Erguido salga del Senado refuerza esta tesis y quita presión a la dirección nacional del partido.

Erguido tras haber sido concejal del ayuntamiento madrileño de Algete pasó a ser concejal en el Ayuntamiento de Madrid. Actualmente, en el Senado era portavoz adjunto del Grupo Popular, ocupaba la Vicepresidencia Segunda de la Comisión de Asuntos Exteriores y era vocal en otras tres comisiones en la Cámara Alta.

Que Casado le ubicara como senador por designación de la Asamblea de Madrid fue interpretado en su día como un «premio a su lealtad».