Este lunes, las manifestaciones de protesta en Perú contra la presidenta, Dina Boluarte, y a favor del destituido presidente Pedro Castillo han alcanzado su máximo nivel de violencia con siete muertos y cientos de heridos, entre ellos más de un centenar de policías.

Los enfrentamientos más violentos tienen lugar en el sur del país, concretamente en  Apurímac y Arequipa. El último manifestante fallecido ha sido en la provincia de Chincheros, en el departamento de Apurímac, donde los manifestantes incendiaron el local del Ministerio Público y la comisaría.

En un comunicado, la Dirección Regional de Salud de Apurímac señaló que un adolescente de 16 años falleció el mediodía de este lunes al presentar una herida de bala tras una protesta en Chincheros, en el departamento de Apurímac.

Durante la tarde, confirmó que otros dos jóvenes de 18 años, Jonathan Encino Arias y Wilfredo Lizarme habían muerto.

Crisis política en Perú: siete muertos y un centenar de policías heridos en las protestas que reclaman nuevas elecciones / Imagen: EFE
Crisis política en Perú: siete muertos y un centenar de policías heridos en las protestas que reclaman nuevas elecciones / Imagen: EFE

A estas tres víctimas notificadas hay que sumar otro joven fallecido esta mañana en Chincheros, otro hombre muerto en Arequipa y dos fallecidos en la tarde de este domingo en Andahuaylas.

En los enfrentamientos han resultado heridos un total de 119 policías, algunos de gravedad, según ha informado el jefe de la Dirección contra el Terrorismo (Dircote) de la Policía Nacional, general Óscar Arriola.

Arriola ha asegurado que en las protestas participan ex miembros del grupo terrorista Sendero Luminoso, así como militantes del Movimiento por la Amnistía y Derechos Fundamentales (Movadef), considerado brazo político del anterior.

La PNP ya alertó en sus redes sociales que todos aquellos que atenten contra la integridad física de los agentes u otras personas y causen daños contra la propiedad incurrirán en un delito de disturbios.

La Defensora del Pueblo de Perú, Eliana Revollar, ha señalado que «la situación es muy tensa en el país», desde que el jueves se iniciasen las protestas tras la detención del expresidente Pedro Castillo por su intento fallido de golpe de estado y la llegada al cargo de presidenta de Dina Boluarte el pasado miércoles.

Este lunes, el Gobierno de Perú ha decretado el estado de emergencia durante dos meses en siete provincias de Apurímac. Esto quiere decir que se suspenden los derechos constitucionales relativos a «la inviolabilidad de domicilio, libertad de tránsito por el territorio nacional, libertad de reunión y libertad y seguridad personales».

Los medios de comunicación también han sido objetivo de la ira. En Lima, manifestantes han atacado los locales del canal América Televisión y de Panamericana Televisión, además de un vehículo de la emisora de radio Exitosa.

Los integrantes del Consejo de Ministros de Perú acudirán en las próximas horas a las regiones donde han estallado violentas protestas con el fin de establecer el diálogo con los manifestantes y solucionar sus demandas para que todo vuelva a la calma lo antes posible.

En relación a la pedida de cierre del Congreso y de adelanto de elecciones generales, el ministro Oscar Vera afirmó que el Ejecutivo está trabajando para viabilizar esa posibilidad.

DEJA UNA RESPUESTA