Redacción

El vídeo del hurto de Cristina Cifuentes ha acabado con su carrera política. La presidenta de la Comunidad de Madrid ha presentado este miércoles su dimisión tras semanas de polémica por el máster que cursó en la Universidad Rey Juan Carlos sin presentar el trabajo final. Las imágenes robando en un hipermercado dos cremas han dado la puntilla al mandato de Cifuentes.

 

Cifuentes ha admitido que había tomado la decisión de renunciar a la Presidencia y pretendía anunciarlo el 2 de mayo, tras los actos institucionales de la Comunidad de Madrid, pero tras la precipitación de los acontecimientos ha decidido adelantar su renuncia. «Ya tomé hace unos días la decisión de dar un paso atrás», ha asegurado tras anunciar su decisión.

 

La ya expresidenta ha atribuido la grabación a «una campaña de acoso y derribo». «Me llevé por error y de manera involuntaria, sin ser consciente de ello, unos productos por el importe de 40 euros», ha explicado en una comparecencia en la sede de la Comunidad de Madrid. «Ya se me intentó extorsionar con ese mismo vídeo hace un par de años», ha añadido.

 

A la noticia ya han reaccionado varias personalidades del mundo de la política. Íñigo Errejón, Secretario de Análisis Estratégico y Cambio Político de Podemos, se ha pronunciado a este respecto indicando que «el relevo de Cifuentes no lo pueden organizar quienes han guardado el vídeo durante siete años, esta labor le corresponde a las fuerzas políticas democráticas comprometidas con la regeneración».

Alberto Garzón, Coordinador Federal de Izquierda Unida, ha indicado en la red social Twitter Cifuentes dinite «tarde y mal. Tarde porque debería haber pasado hace semanas y nos ahorrábamos sus mentiras y cinismo. Y mal porque es más grave la corrupción y clientelismo en la universidad y al final se va por dos cremas». «Cifuentes se va pero la mafia sigue», ha sentenciado Garzón.