La Fiscalía General del Estado analizará, tras la denuncia del PSOE, si la tertuliana Cristina Seguí, una de las fundadoras del partido de extrema derecha Vox, ha vulnerado el artículo 510 del Código Penal por incitación al odio y el 504, que condena a quienes calumnien, injurien o amenacen gravemente al Gobierno y lesionen el honor del Partido Socialista.

La colaboradora de OkDiario se ha dirigido al presidente Pedro Sánchez y a los miembros de su partido a los que no ha dudado en llamar «cerdos», «criminales», «mengueles» o «mataviejas» en una serie de tuits publicados entre el 29 de marzo y el 16 de abril.

Se investigará que si la tertuliana de ultraderecha ha cometido varios delitos, ya que incluso se ha atrevido a acusar al Gobierno por ocultación de sus indicios delictivos y por querer “meterla en la cárcel”.

Seguí y los bulos.

Además de estos insultos, Seguí también destaca por los bulos que publica a menudo en su cuenta de Twitter. El tuitero @CensoredJules ha publicado un hilo en el que recopila varias de estas falsedades de la periodista. Estos son los más destacados, transcribimos literalmente los textos del tuitero:

La «purga» de Sánchez e Iglesias a Bertín Osborne. Cómo debe ser de ridículo que lo ha tenido que desmentir el propio Bertín.

Ver imagen en Twitter
Ver imagen en Twitter

Uno de mis preferidos. Cristina Seguí se traga una noticia inventada de un portal satírico para atacar a Nicolás Maduro y a Podemos. Lo de que los periodistas contrasten las fuentes es comunismo.

Ver imagen en Twitter
Ver imagen en Twitter

En 2017 el famoso «chaval del polo azul» entró a defender a dos chicas que estaban siendo agredidas por grupos nazis en Valencia. Cristina Seguí difundió una foto falsa para criminalizarle.

Imagen


Imagen

Tampoco faltan, por supuesto, los bulos racistas, acusando a los refugiados de tirar la ropa que les dábamos los españoles. Fue desmentida por Cruz Roja.

Imagen
Imagen

Y aquí su tema estrella: el «feminazismo». Tweet de 2018 adjuntando una noticia de 2012, sobre un «inocente» que acabó condenado en 2014 (4 años antes de que Seguí publicase ese tweet informándonos de «las primeras víctimas de la ideología de género»). Bulo al cubo.

Imagen
Imagen

Tampoco estuvo mal, por las connotaciones clasistas de la acusación, cuando Seguí difundió que Miguel Urbán (Podemos) llevaba una chaqueta de 950€. No acertó ni con el tipo de prenda.

Imagen
Imagen

De nuevo Seguí y su difícil relación con las revistas satíricas, comiéndose un montaje de Viscalacant sobre Mónica Oltra y acusándola de «sectarismo paleto del nacionalista». La propia web que generó la noticia tuvo que explicarle que se la había tragado con patatas.

Imagen
Imagen


Un poquito de islamofobia. En 2017 Seguí «informaba» de que el director musulmán de la Orquesta Nacional de Holanda había dado un discurso a la Reina sobre el islam y que los miembros de la orquesta habían abandonado el escenario. Fue un espontáneo en 2011.

Imagen
Imagen