El líder de Unidas Podemos recuerda a las tres derechas que «traicionar a España es atacar los derechos de los trabajadores, regalar dinero público a los bancos, privatizar los servicios públicos, vender viviendas públicas a fondos buitre, robar a manos llenas y financiarse ilegalmente campañas electorales».

Pablo Iglesias ha arrancado este sábado su discurso en la sesión de investidura de Pedro Sánchez señalando los dos principales objetivos del primer Gobierno de coalición de la historia democrática reciente: «Los avances sociales y democráticos».

El líder de Unidas Podemos ha lamentado «una década perdida» por la «corrupción, los recortes sociales, de derechos y libertades» unido al «conflicto territorial agrandado por la gestión de la derecha». Sin embargo, ha contrapuesto esto a una «década de la esperanza», jalonada por el 15M, las mareas por los servicios públicos, los movimientos feministas y de los pensionistas que llevan «el sí se puede’ a políticas de Gobierno».

Iglesias ha defendido el programa acordado con el PSOE: «Combina la experiencia del PSOE con la valentía de Unidas Podemos, junto con la reconstrucción de derechos y libertades arrebatadas a los ciudadanos y la conquista de nuevos derechos». Y ha señalado que, de esta manera, España se convierte en un «referente» en «Europa y el mundo por la justicia social y como vacuna ante la extrema derecha. La justicia social es la mejor vacuna frente a la extrema derecha».

En su intervención, el líder de Unidas Podemos se ha dirigido directamente a la bancada de la «derecha, la extrema derecha y la ultra-ultra derecha»: «Sólo aceptan la democracia y las instituciones cuando mandan ustedes», ha afirmado, a la vez que le ha recomendado «más Pérez Galdós y menos Pérez Reverte» a Pablo Casado. Y a Abascal le ha afeado «chupar del frasco de Esperanza Aguirre» tras hablar del «Leviatán» del acuerdo de coalición.

«Cuando hay una mayoría parlamentaria diferente», ha dicho Iglesias, «quieren usar todos los medios para oposición, y esperamos que sean medios legales». Ha aprovechado para recordarles su oposición histórica a la «Constitución del 78 –con votos en contra de AP y polimilis– , los derechos de las mujeres, de los trabajadores, que las lesbianas y gays se puedan casar… ¿Se imagina señor Maroto que no se hubiera podido usted casar con quien hubiera querido? Y ahora con la lucha contra el cambio climático».

«Ustedes repiten la España porque no la entienden. Este Congreso recoge la pluralidad de nuestra patria, no entienden la diversidad de nuestra patria, desprecian la mayoría parlamentaria. Al despreciar el Parlamento, desprecian a España», ha indicado Iglesias, recordado ese discurso de la «antiEspaña» retrotrae a la dictadura, cuando «se asesinó a millares de españoles; se mandó a la División Azul a combatir junto a Hitler y que destruyó nuestra democracia».

«Su partido fue fundado por seis ministros de la dictadura», le ha dicho Iglesias a Casado, «pero hay que dar las gracias a esa gente que cambió de chaqueta». «No vuelvan a su ideología totalitaria original, la democracia española les pondrá en su sitio», les indicó Iglesias a las derechas, recordándoles además que «traicionar a España es atacar los derechos de los trabajadores, regalar dinero público a los bancos, privatizar los servicios públicos, vender viviendas públicas a fondos buitre, robar a manos llenas y financiarse ilegalmente campañas electorales».

De esta manera, el líder de Unidas Podemos anunció que las tareas del próximo Gobierno serán «reparar las traiciones a España». Y recordó cuando en un acto de partido, Angela Merkel, rechazó una bandera alemana porque no «ningún partido puede arrojársela». A continuación, Iglesias pidió la misma «responsabilidad de Estado. Antes que españoles, son reaccionarios».

«El próximo Gobierno tendrá muchos enemigos», ha afirmado Iglesias, «tendrá poderes económicos, financieros y sus brazos mediáticos atacarán al próximo Gobierno, y habrá algunos togados que pondrán su ideología reaccionaria por delante del derecho. El próximo Gobierno deberá defender la democracia con la ley, con la ley, con la ley y con la ley».

Para terminar, Iglesias ha recordado unos versos de La Patria Grande, de Antonio Machado. En ellos, Juan de Marine les dice a sus discípulos, Machado: «La patria es, en España, un sentimiento esencialmente popular, del cual suelen jactarse los señoritos. En los trances más duros, los señoritos la invocan y la venden, el pueblo la compra con su sangre y no la mienta siquiera». Y se ha dirigido a Pedro Sánchez, quien estará «al frente de una coalición progresista histórica»: «Es un honor caminar con vosotros. Sí, se puede. Adelante, presidente».