La líder en Cataluña de Cs, Inés Arrimadas, ha anunciado este jueves que han presentado una queja formal ante la Junta Electoral Central (JEC) por la exhibición de «símbolos partidistas» en la Generalitat y el Ayuntamiento de Barcelona, además de en otros edificios públicos catalanes.

En declaraciones a los medios en el Parlament, Arrimadas ha esgrimido que la presencia de estos «símbolos partidistas» en edificios públicos supone un «uso torticero» de las administraciones catalanas en pleno periodo preelectoral.

Hace tres días, la formación naranja envió un escrito al presidente de la Generalitat, Quim Torra; y a la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau; en el que emplazaba a ambos a retirar esta simbología, y advirtió de que en caso contrario lo elevaría a la JEC.

Puesto que ni el Govern ni el consistorio barcelonés han retirado estos símbolos, Ciudadanos ha presentado este jueves una «queja formal» ante la Junta Electoral por el «uso torticero» de los edificios y del espacio públicos por parte del ejecutivo catalán y de las entidades soberanistas, que han sido «llenados de propaganda separatista», ha afirmado Arrimadas.

«En periodo electoral, el nivel de exigencia de neutralidad de las administraciones públicas es incluso mayor» que en otros momentos, ha defendido la jefa de la oposición en la cámara catalana.

Y, en este sentido, ha agregado que «no puede ser que en periodo electoral los independentistas utilicen los edificios públicos como tablón de anuncios del separatismo» y que «no se pueda diferenciar entre una sede de ERC y un ayuntamiento», ha recalcado.

Arrimadas ha reivindicado unas elecciones «libres» en las que se respeten los derechos de «todos» los catalanes, y ha reprochado al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, que «mire hacia otro lado para no molestar a sus socios separatistas», los cuales «tienen barra libre para colocar su propaganda».

DEJA UNA RESPUESTA