En declaraciones a los medios de comunicación tras la última sesión de este órgano con comparecientes, con un orden del día solo centrado en la asistencia de la exmandataria regional, los portavoces de la comisión han valorado su decisión de no declarar sobre este asunto, dado que el caso Máster está en pleno proceso judicial.

El portavoz adjunto de Ciudadanos en la Asamblea de Madrid, César Zafra, ha apuntado que a todos les ha dejado «mal sabor» volver a ver a Cifuentes en esta situación, «sin hablar, sin dar explicaciones y ni tan siquiera pedir perdón» a los alumnos, padres y profesores afectados por el caso Máster.

Al respecto, ha asegurado que la imagen de la expresidenta durante la comisión ha sido «terriblemente triste», como ya ocurrió con el expresidente Ignacio González cuando fue citado en la Asamblea, aunque, en su opinión, produce aún más tristeza que Casado y la exministra de Sanidad Carmen Montón no hayan sido citados a comparecer por «culpa» de PP y PSOE, que no respaldaron esa solicitud.

A título personal, Zafra espera que le vaya bien a Cifuentes y que la sensación que deja esta comisión es «bastante mala», dado que, a su criterio, PP y PSOE no han permitido que se «hable de la verdad» al no respaldar estas comparecencias sobre el escándalo de los títulos otorgados en el Instituto de Derecho Público de la Universidad Rey Juan Carlos, «pues había personas a las que se regalaba títulos por ser políticos».

PODEMOS: «CIFUENTES YA PAGÓ SUS RESPONSABILIDADES POLÍTICAS»

El portavoz en esta comisión, Eduardo Fernández Rubiño, ha recalcado que Cifuentes ya pagó las responsabilidades políticas pertinentes con su dimisión y que se ha perdido la oportunidad de citar a Montón y Casado, este último activo en política, para esclarecer aspectos del caso Máster porque, en su opinión, el PP y PSOE se pusieron de acuerdo para evitarlo.

Rubiño ha indicado que solo puede entender esto desde «un pacto» entre ambas formaciones y ha lamentado que el PSOE de Ángel Gabilondo, que ha sido rector y ministro de Educación, haya sido «cómplice» a la hora de impedir «lo que todos los ciudadanos reclamaban, que los que obtuvieron títulos fraudulentos en el bolsillo por ser políticos den explicaciones y asuman sus responsabilidades políticas».

Por tanto, el parlamentario de Podemos ha subrayado que la comisión de universidades «cierra en falso» porque se ha perdido esa oportunidad esclarecer esas responsabilidades políticas, algo que ha calificado de «lamentable».

También ha dicho que en el plano personal desea «lo mejor» a Cifuentes y espera que la expresidenta pueda recuperarse de un escándalo que «ha tenido que ser duro para ella», aunque «más duro» para los estudiantes e investigadores de la Universidad Rey Juan Carlos que han visto sus títulos «echados por tierra».

«Cifuentes está pagando el precio de lo que ella hizo, pero no le deseo ningún mal», ha incidido Rubiño para incidir en que la expresidenta debió de dimitir por el caso Máster y que lo vivido con la difusión de un vídeo en el que aparecía hurtando unas cremas fue «repugnante e indigno». «Nunca ha estado en nuestra intención destruir a la persona», ha apostillado.

PSOE VE SU SILENCIO, UN «DESPRECIO» QUE NO SE MERECÍA LA CIUDADANÍA

El diputado socialista en este órgano parlamentario, Juan José Moreno, ha lamentado que quien fue presidenta de la Comunidad de Madrid sea «incapaz» de dar explicaciones a los diputados sobre el caso Máster, un «desprecio» que no se merecía la ciudadanía madrileña.

En este punto, ha incidido en que la exmandataria ha optado por anteponer sus responsabilidades personales a la posibilidad de explicar lo que tenía que ver con el asunto de la comisión, detallar por qué desde la Comunidad de Madrid se trazaron una serie de respuestas que llevaron al «desprestigio enorme» para la institución y la propia URJC. Para Moreno, podía haber contribuido a paliarlo con unas breves palabras.

Respecto a las críticas de Cs y Podemos sobre la no comparecencia de Casado y Montón, el parlamentario del PSOE lo ha enmarcado en un «berrinche de niño pequeño» por parte de quien no tiene la mayoría y ha insistido en que el PSOE «no vetó nada» sino que simplemente se abstuvo al entender que no iban a aportar al objeto de la comisión.

Tras incidir en que los comparecientes pedidos por los socialistas han aportado datos valiosos a la comisión, ha indicado que Cifuentes sí tenía que ir a la Asamblea porque tenía la «obligación institucional de dar explicaciones fidedignas» de lo que pasó en la Comunidad tras estallar la polémica, como en el caso del rector de la URJC (Javier Ramos) en relación a la universidad o el consejero de Educación, Rafael van Grieken, también en el plano del Ejecutivo autonómico.

Finalmente, ha aseverado que su grupo concluye que en la Consejería de Educación se «miró para otro lado» y no cumplió con sus obligaciones de supervisión previa. Aparte, cree que hubo presiones por parte de este departamento hacia la URJC.

Vídeo Recomendado:

Deja un comentario