El portavoz de Ciutadans en el Parlament, Carlos Carrizosa, ha tildado este martes de «vergüenza» que el president Quim Torra no haya retirado de los edificios de la Generalitat los lazos amarillos y las esteladas, y ha señalado a la delegada del Gobierno en Cataluña, Teresa Cunillera.

La Junta Electoral Central (JEC) dio ayer lunes un ultimátum al presidente catalán con un nuevo plazo de 24 horas para que retirase de los edificios de la Generalitat esta simbología, advirtiéndole que si no lo hacía podría incurrir en responsabilidades penales, y pidió a Cunillera que informase si Torra cumplía este último requerimiento en el plazo previsto.

Este martes, el presidente catalán se ha negado, sin embargo, a dar la orden de retirar del balcón del Palau de la Generalitat el cartel sobre los «presos políticos» que incluye un lazo amarillo, a escasas horas de que expire el plazo fijado.

En una rueda de prensa en la cámara catalana, Carrizosa ha dicho que en su formación estarán «atentos» a lo que haga el Gobierno presidido por Pedro Sánchez ante la «desobediencia» de Torra, y ha considerado que «da un poco de pena» que haya sido la JEC la que haya «tenido que involucrar» al Ejecutivo en este asunto.

Concretamente, el escrito de la JEC reclama a Cunillera que informe de las acciones de Torra «al efecto de deducir, en su caso, las responsabilidades en las que se haya podido incurrir» por incumplir las citadas órdenes.

Carrizosa ha criticado que el president tenga «la desvergüenza de escudarse» en la petición de informes jurídicos y que «se niegue a acatar lo que dice el árbitro».

Asimismo, ha advertido de que el requerimiento de la JEC es «personal e intransferible», por lo que ha avisado a Torra de que no puede «esconderse detrás de sus consellers».