En las prisiones españolas, además de ofrecer a los reclusos la oportunidad de realizar trabajos comunitarios remunerados, se les garantiza alimentación y alojamiento. Las normativas de Instituciones Penitenciarias establecen un límite de 3,78 euros por interno y día para la alimentación en cada prisión, una cantidad que puede duplicarse en fechas especiales como Nochebuena, Navidad, Nochevieja y el día de la Merced, la patrona de las instituciones penitenciarias.

Sin embargo, existe una peculiaridad en la prisión del Dueso, ubicada en Santoña, Cantabria, donde los internos tienen la oportunidad de elegir su comida, una opción que no está disponible en otras cárceles españolas, tal y como informa Ideal.

Esta elección se limita a los primeros y segundos platos del almuerzo, que se ofrece de miércoles a lunes. Los martes, el menú es fijo y consta de paella y cuartos traseros de pollo. Para cubrir las necesidades alimenticias de sus reclusos, el penal del Dueso cuenta con un presupuesto diario aproximado de 2.000 euros, que incluye el desayuno, el almuerzo y la cena.

¿Cuánto se gasta en alimentar a los reclusos en España?
¿Cuánto se gasta en alimentar a los reclusos en España?

El almuerzo en el Dueso es distinto porque los reclusos pueden elegir entre dos opciones de primer plato y dos de segundo plato. Sin embargo, en la cena, no existe esta posibilidad y se sirve un entrante y un segundo plato. Ambas comidas se complementan con pan horneado en la propia prisión, agua y postre, generalmente fruta.

A pesar de la opción de elección en el menú del almuerzo, es importante destacar que el gasto total en la prisión del Dueso es equivalente al de otras cárceles españolas. La diferencia radica en la organización y la gestión del presupuesto.

Según fuentes de la prisión, se establece un presupuesto mensual y se planifica la comida en función de los recursos disponibles, sin exceder los límites establecidos. Esto significa que si se agotan los ingredientes de algún plato, no se reponen hasta el próximo mes.

Además, otra característica del sistema de elección en el penal del Dueso es que los reclusos conocen de antemano el menú de la semana, ya que este se repite de manera constante. Aunque esta repetición puede parecer una desventaja en términos de variedad, también brinda a los internos la certeza de saber qué pueden esperar en sus platos cada día.

Algunos ejemplos de los almuerzos ofrecidos en el penal del Dueso incluyen lentejas con verduras o patatas a la riojana como primeros platos, y albóndigas en salsa o pollo asado como segundos platos. Otros días, los primeros platos pueden ser garbanzos o fideuá, mientras que los segundos platos incluyen opciones como bacalao o pollo al ajillo.

DEJA UNA RESPUESTA