La Guardia Civil ha desarticulado un grupo criminal especializado en robos con violencia en joyerías y naves industriales, en la provincia de Toledo, al que se imputan 26 delitos, entre ellos, once robos cometidos con fuerza y un intento de homicidio.

Según ha informado este miércoles la Guardia Civil, en esta operación denominada Visanto se ha detenido a cuatro hombres, de entre 28 y 35 años, y se han recuperado joyas, vehículos y material sustraído con un valor de un millón de euros, así como dos revólveres y munición con los que cometían sus delitos, inhibidores de frecuencia, centralitas de clonación de llaves de vehículos, extractores de bombines, llaves maestras y dinero en efectivo.

La operación se inició el pasado mes de octubre, cuando la Guardia Civil detectó en la provincia de Toledo varios robos cometidos en establecimientos con el mismo método y en la misma zona, en las cercanías de dos de las carreteras principales que la cruzan, la A-5 (Madrid-Extremadura) y la A-4 (Madrid-Andalucía).

Los agentes constataron que estaba operando un grupo delictivo que utilizaba vehículos de alta gama para cometer «alunizajes» y para después huir a gran velocidad, provocando en ocasiones situaciones de riesgo cuando algún vehículo policial intentó interceptarlos.

La investigación en un robo en Seseña (Toledo) llevó a los agentes hasta dos conocidos delincuentes por robos violentos, uno de los cuales residía en esta localidad y había participado incluso en algún reportaje televisivo por su destreza al volante.

Asimismo se localizó a otro, también un peligroso delincuente asentado en Ontígola (Toledo), hermano de uno de los anteriores y cabecilla de la banda.

Durante la investigación se produjo un asalto en Yunquera de Henares (Guadalajara) por parte de cinco encapuchados que, a punta de pistola, habían sustraído a un vigilante de una nave logística su arma reglamentaria; además, se cometió en Córdoba un robo con violencia a unos joyeros.

La Guardia Civil confirmó que estos delincuentes eran los investigados, por lo que montó un operativo para su detención, en el que sorprendieron a los delincuentes cuando llegaban a un domicilio en dos vehículos y descargaban varios bultos de gran tamaño.

Cuando los ladrones se percataron de la presencia policial, uno de ellos se ocultó en la vivienda mientras que los otros tres huyeron a gran velocidad con los dos vehículos, intentaron atropellar a dos agentes y embistieron violentamente a dos vehículos policiales.

Finalmente uno de los delincuentes fue detenido tras huir a la carrera y ocultarse entre la vegetación; otros dos después de colisionar con los bolardos situados en una calle peatonal; y el cuarto, el que inicialmente había entrado en la vivienda, fue localizado y detenido escondido en un agujero excavado en un descampado en la parte posterior de la propiedad.


Necesitamos tu ayuda para seguir adelante con el periodismo crítico, ayúdanos a no tener que depender de publicidad externa y que Contrainformación sea solo de sus lectores. Con 1, 2, o 3 euros al mes nos ayudarás a seguir mostrándote nuestros artículos críticos.

Ayúdanos a seguir ofreciendo Contrainformación.

Deja un comentario