Monfragüe, la isla balear de Conejera, las marismas del Guadalquivir y el Delta del Ebro son cuatro de las Áreas Importantes para la Conservación de las Aves y la Biodiversidad (IBA, en sus siglas en inglés) más amenazadas del mundo, según los datos del último estudio de BirdLife International, de la que forma parte SEO/BirdLife. La organización ambiental ha identificado 422 espacios en situación de riesgo crítico repartidos en 100 países. El área en peligro supone un 3,5% del total de las IBA, que suman 12.000 en todo el mundo.

Los datos forman parte del seguimiento de IBA realizado por BirdLife International y sus socios que aportan información sobre el estado de conservación de las diferentes áreas al término de 2015. La mayor parte de los puntos amenazados –unos 200- son humedales, uno de los ecosistemas más frágiles del planeta según ha explicado la ONG española a través de un comunicado de prensa. En la lista figuran 70 espacios húmedos considerados de importancia internacional según el Convenio de Ramsar y 11 lugares Patrimonio de la Humanidad, entre los que se incluyen Doñana, en España, y losEverglades, en Estados Unidos.

La actualización del inventario también repasa aquellas IBA en las que, por desgracia, la ayuda ha llegado demasiado tarde y destaca la pérdida de la Reserva del Bosque de la Montaña Thyolo, en Malawi, ahora convertida en campos de cultivo y cuya recuperación resulta improbable, según el análisis de BirdLife International.

Las_Marismas,_Villafranco_del_Guadalquivir

La situación en España

De acuerdo con SEO/BirdLife, España cuenta con 469 zonas IBA distribuidas por todas las comunidades autónomas y las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla. Andalucía, con 72, encabeza la lista por número de IBA y hectáreas cubiertas, seguida de Castilla y León -68- e Islas Canarias, 67. Más de 18 millones de hectáreas del territorio se encuentran dentro de alguna IBA, a lo que se suman más de 5 millones correspondientes a las IBA en superficie marina.

Dentro del país, las dos IBA en peor situación –de acuerdo con el inventario- sonMonfragüe y la isla de Conejera, que incluye a los islotes de Bledes y Espartar, muy próximos a Ibiza. En ambos puntos, la situación de riesgo es “muy alta”.

En el caso de Monfragüe, lugar de cría de rapaces amenazadas como el águila imperial ibérica, su estado crítico se debe a la combinación de múltiples causas. “Entre otras se citan el impacto de la agricultura, el efecto del cambio climático, la caza ilegal, la contaminación o los efectos de  las especies invasoras“, explica el técnico de SEO/BirdLife, Octavio Infante, quien no obstante subraya que el inventario especifica que los trabajos de conservación en la zona muestran una tendencia favorable a la recuperación del espacio aunque la respuesta del entorno a estas acciones es lenta.

En los islotes baleares, donde anida la especie marina más amenazada de Europa, la pardela balear, las amenazas son más concretas: el impacto del turismo y del urbanismo. “En este caso, y a pesar de los trabajos de conservación que realizan en la zona distintas organizaciones, BirdLife no cuenta con suficientes datos para determinar si la evolución es positiva o negativa. El informe advierte de que el deterioro de la IBA puede ser muy rápido si no se actúa, ya que las amenazas podrían hacer efecto en tan solo cuatro años”, apunta el coordinador del área de Conservación de SEO/BirdLife, Juan Carlos Atienza.

Las otras dos IBA recogidas por el inventario se encuentran en el peldaño inferior de la escala de riesgo: “en peligro”.

El Delta del Ebro se enfrenta a amenazas como la contaminación, el impacto del ser humano en el medio o la política de gestión del agua. BirdLife International considera que su evolución, gracias al trabajo de conservación, podría ser favorable.

En las marismas del Guadalquivir, zona que incluye Doñana, uno de los humedales más importantes del mundo, el principal problema está asociado a usos agrícolas no respetuosos con el medio.

Por Cesar Manuel Palacios @lacronicaverde para 20 Minutos

Deja un comentario